La cafeína como sustancia ergogénica

Compartir

La cafeína es una de las sustancias ergogénicas (aquellas que favorecen el rendimiento deportivo) más utilizadas entre los deportistas. Diversos son sus efectos, reacciones adversas e inconvenientes.

La cafeína es una metilxantina que actúa como estimulador del Sistema Nervioso Central, aunque otros efectos como el ahorro de glucógeno muscular, el aumento de la movilización de ácidos grasos, la liberación de catecolaminas, o los efectos directos sobre el músculo, han sido contrastados como mecanismos que favorecen la ergogenia de esta sustancia (García Moreno, (2016))

En ejercicios de fuerza, potencia y resistencia anaeróbica, los resultados son más contradictorios. Algunos de los factores que influyen en esta discrepancia de resultados son la gran variedad de planteaminetos metodológicos en las investigaciones, las dosis suministradas, la forma de suministro (líquida, pastillas, chicles, geles…), etc.

Algunas de las tendencias actuales en investigación sobre la cafeína en el deporte se centran según García Moreno en:

La administración de cafeína en formas alternativas.

Efecto de la cafeína sobre el rendimiento en condiciones ambientales adversas.

Efecto de la cafeína sobre el rendimiento en deportistas consumidores habituales contra consumidores no habituados a la sustancia.

Efecto de la cafeína sobre el tiempo de reacción

Efecto de la cafeína sobre las dimensiones cognitivas y perceptivas del deportista.

Efectos secundarios derivados del consumo de cafeína.

Efectos ergogénicos en deportes de resistencia

El aumento de rendimiento en estas disciplinas como el ciclismo, la carrera o el esquí de fondo es notable en atletas que consumen entre 3 y 6 mg de cafeína por Kg de peso corporal una hora antes de la prueba. Estas son consideradas dosis bajas y moderadas.

No obstante, hay estudios que no muestran los mismos resultados, por lo que es necesario prestar atención a posibles efectos adversos, habituación a la cafeína, y otros factores que puedan interferir en los resultados, como la hidratación o el descanso.

Dosis bajas (100mg) han aumentado el rendimiento en deportes como la natación o el lanzamiento de peso (que no es un deporte de resistencia). En la mayoría de situaciones deportivas se aumenta el rendimiento deportivo, aunque también hay bibliografía que pone de manifiesto que no lo hace, tanto a dosis bajas como superiores.

Un deporte es una situación motriz compleja en la que interfieren muchos parámetros para determinar el rendimiento deportivo, y por lo que recurrir a la cafeína y otras sustancias antes que al propio entrenamiento deportivo sería un error.

Contraindicaciones y efectos adversos:

La cafeína está contraindicada en población con hipersensibilidad a la cafeína u otras xantinas y se debe restringir su uso en pacientes con enfermedad cardiovascular grave, hipertensión mal controlada, insuficiencia hepática, diabetes o úlcera péptica (Fernández Mata, 2016).

No hay que olvidar que la cafeína a dosis elevadas provoca toxicidad en el organismo. Menos de 300 mg al día no parece provocar problemas graves, pero dosis superiores a 500 mg diarios pueden provocar ansiedad, alteración del sueño, temblor, contracciones musculares, alteraciones gastrointestinales, aumento de la diuresis, palpitaciones, taquicardia, arritmias, aumento de la presión arterial, taquipnea, hiperventilación y rubefacción.

El consumo prolongado desarrolla tolerancia y su interrupción o reducción brusca, puede desencadenar síntomas de abstinencia como cefalea, irritabilidad, disminución de la energía o la actividad, somnolencia, alerta disminuida, ansiedad, cansancio, dificultad de concentración o ánimo deprimido (Fernández Mata, 2016).

No hace falta recurrir a la suplementación para notar los efectos adversos; 3 o 4 cafés al día pueden provocar algunas de estas patologías o sintomatologías.

Recomendaciones:

Antes de empezar cualquier suplementación, y repito cualquier suplementación. Es importante acudir a un profesional sanitario cualificado, a poder ser especialista en nutrición deportiva.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *