Entrenamiento con mayores

El ejercicio físico aporta beneficios en muchas áreas de la salud:

En el sistema cardiovascular, en el aparato locomotor, en el plano psicológico, en la prevención de enfermedades de muchos tipos, como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, artrosis y artritis

Por este motivo, y la larga lista de beneficios asociados (cada vez aparecen más ventajas y menos contraindicaciones si se realiza con prudencia y bajo la supervisión de un profesional), se hace necesario seguir entrenando y realizando actividad física, también en la tercera edad.

El programa de entrenamiento con personas mayores se centra en el trabajo de fuerza, equilibrio, coordinación y a fin de cuentas ejercicios funcionales con transferencia a las actividades de la vida diaria y cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas. Este programa actualmente se conoce como entrenamiento multicomponente, ya que son diversas cualidades físicas y habilidades las que lo conforman.

El aumento del ejercicio, aunque provenga de actividades suaves como caminar o realizar las tareas domésticas, se transforma a través de nuestro aparato locomotor en un aumento de salud y se contagia a todo el organismo.

 

Y generalmente a mayor intensidad del ejercicio, mayores beneficios conseguiremos; siempre individualizando y teniendo en cuenta las características de cada cual.