Entrenamiento de fuerza al aire libre

Compartir

Consideraciones para realizar un entrenamiento de fuerza o musculación al aire libre

 

Hay mucha gente que al hablarle de entrenamiento de fuerza o musculación lo asocian directamente a un gimnasio o entrenamiento en sala con máquinas.

Esta es una posibilidad, pero no es la única. Sí es cierto, que el entrenamiento con máquinas ofrece unas ventajas, como por ejemplo que la seguridad es bastante alta pues las máquinas guían el movimiento y es más complicado lesionarse.

No obstante, una vez te adentres en los principios del entrenamiento y la técnica de los ejercicios, es conveniente entrenar sin máquinas, o al menos combinar el entrenamiento con peso libre (mancuernas, pesas y otras resistencias) así como con bandas elásticas, TRX, balón medicinal, etc.

Incluso únicamente ejercicios con el propio peso corporal (utilizando la fuerza de la gravedad) nos pueden ayudar a entrenar sin necesidad de implementos u otros materiales sofisticados.

Algunos ejemplos de estos ejercicios son las flexiones de tronco (o abdominales), las flexiones de brazos, las sentadillas, las dominadas, las planchas, los saltos horizontales…

Si tenemos acceso a bandas elásticas, u otro tipo de material para entrenar, la variabilidad del entrenamiento y los ejercicios se multiplica exponencialmente, aumentando las posibilidades de incorporar nuevos ejercicios y rangos de movimiento (por lo que podemos activar nuevas fibras musculares), más intensidad, y un entrenamiento más variado y divertido.

En máquinas, el incremento de la intensidad generalmente viene marcado por el aumento del peso movilizado (aunque también se puede hacer incrementando series y repeticiones, disminuyendo el tiempo de descanso, o aumentando la velocidad de ejecución).

Al entrenar en exterior, el aumento de la intensidad generalmente no vendrá del aumento de grandes cargas, sino de variantes de ejercicios más exigentes a nivel neuromuscular, y del resto de variables que citábamos antes entre paréntesis.

Pero para esto es fundamental conocer bien la técnica de los ejercicios  y el rango de movimiento de cada articulación, no solo para minimizar el riesgo de lesión, sino también para progresar de manera eficiente en nuestro aumento de fuerza y objetivos propuestos.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *