Mercurio en pescado: riesgo vs beneficios del consumo de pescado

Compartir

¿Qué riesgos entraña el consumo de pescados contaminados con metales pesados como el mercurio? ¿Cómo evitar los riesgos?

El consumo de pescado es recomendable entorno a 2 o 3 veces por semana para la población general por su composición y los nutrientes que aporta.

Pero algunos pescados, los más grandes situados en la cúspide de la cadena trófica, contienen cantidades considerables de metales pesados como el mercurio y el cadmio, que pueden causar problemas de salud en la población.

Especialmente en mujeres embarazadas o en edad reproductiva, en bebés y niños, y en mujeres lactantes por los riesgos neurológicos que pueden causar estos metales en el niño, sobre todo en edades tempranas de desarrollo.

En el caso del mercurio, en el pescado se encuentra en mayor medida en forma de metil-mercurio.

En 2010 la FAO/OMS (1) evaluó el riesgo y el beneficio de consumir pescado en estas poblaciones sensibles, ya que los beneficios del consumo de pescado también son altos y mejoran entre otras la salud cardiovascular.

Las conclusiones fueron las siguientes:

 

1) Existe evidencia convincente que el consumo materno de pescado contribuye al óptimo desarrollo neurológico de su hijo.

2) Si se considera la pérdida promedio de coeficiente intelectual (CI) dada por el mercurio, los riesgos en el neurodesarrollo de no comer pescado exceden a los riesgos de comerlo, incluso con siete porciones de 100 gr a la semana, si los niveles de metilmercurio (MeHg) son menores a 1 ug/g.

3) Si se considera la mayor pérdida de CI que puede dar el mercurio, los riesgos en el neurodesarrollo de no comer pescado exceden los riesgos de comerlo incluso comiendo siete porciones de pescado de 100g a la semana, siempre y cuando el nivel de MeHg sea menor a 0,5 ug/g.

4) Si el pescado tiene más de 1 ug/g de MeHg los riesgos en el neurodesarrollo de no comer pescado exceden los riesgos de comerlo con hasta dos porciones por semana de pescados que posean más de 8 mg/g de EPA + DHA.

Según un plan de vigilancia del Ministerio de Salud de Chile llevado a cabo en el 2012, el 99,5 % de las especies analizadas estaban por debajo del límite máximo permitido por el reglamento sanitario de este país.

En un artículo reciente se publicaron las concentraciones de mercurio de diversos pescados  consumidos en Chile (2), de todos los pescados analizados la mayoría tenía muy bajas concentraciones, exceptuando la albacora que tenía concentraciones de 0.739 mg/kg, valor seguro pero ligeramente más alto que la media.

En Europa, la EFSA es la encargada de regular las cifras máximas admisibles en los contaminantes alimentarios. Según un este organismo, la ingesta semanal tolerable de metilmercurio es 1.3 mg por kg de peso corporal.

El comité científico de la EFSA (3) estimó en menos de 1 o 2 raciones a la semana de consumo para especies con alto contenido en mercurio para población en riesgo de exceder la ingesta semanal tolerable, para minimizar los posibles riesgos neurológicos, pero asegurar los beneficios del consumo de ácidos grasos poliinsaturados.

Este consumo se debe limitar también en embarazadas, y la agencia propone entre 1 y 4 raciones para alimentos con mayor contenido en mercurio, como es el caso del atún y el pez espada.

Una alimentación saludable no es incompatible con disfrutar de la comida

No obstante, es preferible escoger pescados con bajos contenidos de metilmercurio para estas poblaciones.

El beneficio del consumo es mayor que el posible riesgo de efectos adversos hasta para un consumo diario de 100g de pescado.

Informarse sobre el lugar de procedencia del alimento es importante para hacernos una idea del nivel de metales pesados que puede contener.

 

Referencias:

 

  1. Report of the Joint FAO/WHO Expert Consultation on the Risks and Benefits of Fish Consumption. Rome, Food and Agriculture Organization of the United Nations; Geneva, World Health Organization, 2011. p50 .
  2. Raiman X., Rodríguez L., Paulina C., Torrejón C. 2014. Mercurio en pescados y su importancia en la salud. Rev Med Chile, 142:2.
  3. Statement on the benefits of fish/seafood consumption compared to the risks of      methylmercury in fish/seafood. EFSA Journal 2015;13(1):3982. p36.

 

2s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *