Corre

Los peligros de correr y la (i)responsabilidad de (des)informar

Compartir

Esta entrada surge a raíz de la lectura de un artículo en LA RAZÓN del 14 de enero del 2017, titulado: RUNNING “Usted no lo sabía: los peligros de correr.”

Corredora de trail

Bueno, por dónde empezar. En primer lugar me gustaría preguntarle a J.V Echagué que en qué estaba pensando cuando se le ocurrió escribir del tema. ¿Qué objetivo perseguía? ¿Desinformar? ¿Desincentivar la práctica de actividad física en un país donde ni la mitad de la población hace el ejercicio recomendado? Recordemos que más del 40% de la población española se declara inactiva en su tiempo libre (Basulto y Cáceres, 2016).

Entonces ¿No piensa rectificar de alguna manera y desmentir que la carrera continua de alta intensidad sea perjudicial?

De acuerdo que debe hacerse correctamente, en progresión y bajo supervisión, pero la lectura de su artículo puede dar lugar a malinterpretaciones: muchas malinterpretaciones.

Creo que los corredores y los deportistas saben mejor que nadie las consecuencias de correr y entrenar. Y este artículo de tan bajo rigor científico y periodístico, que va dirigido a un público general, el principal efecto que puede tener en sus lectores es el de desalentarlos hacia la práctica del atletismo, especialmente la carrera, pues si de por sí, el lector tiene más de un 40% de posibilidades de ser sedentario, y mantiene una motivación muy baja hacia la actividad física y el ejercicio, esta motivación no creo que aumente tras la lectura de su artículo.

Corredores en el ocaso

¿Entiende usted la responsabilidad que tiene como periodista y el mal que ha causado a la salud pública con un simple artículo?

Se puede informar de los peligros de correr, o de cualquier cosa, pero es poco honesto hacerlo y obviar todos los beneficios que conlleva, que son mucho mayores a los posibles riesgos, y que además se pueden minimizar al máximo siguiendo sencillos consejos; pero sobre eso no se le ha ocurrido escribir ¿verdad?

Vamos con las joyas que aparecen en el artículo para que entendáis el calibre de mi enfado.

Me gustaría dejar las mejores para el final, pero es que no tiene ninguna desperdicio:

  1. “Es como una droga. Muchos faltan al trabajo y ven deterioradas sus relaciones.”

En el texto impreso en papel aparece en mayúscula y como texto destacado. Equiparar un deporte saludable con una droga, lo puedes hacer, pero luego es normal que te aparezcan críticas, digo yo.

  1. “La Sociedad Europea de Cardiología ya ha advertido de que correr tres días a la semana durante una hora es cardiosaludable. Pero si se sobrepasa este límite, se corren los mismos riesgos que si se hace una vida sedentaria” ¡Toma ya!

Corredora de trail

Permítanme discrepar. En primer lugar me gustaría ver ese documento para ver si se ha hecho medianamente bien la investigación, y se pueden sostener tales afirmaciones.

Y en segundo lugar, me extraña, porque el mínimo recomendado por la mayoría de organizaciones de salud, es de al menos 30 minutos al día de actividad física moderada, y esto supone media hora más a la semana del supuesto “límite” que advierte esta sociedad que es peligroso.

Una vez más, no estaría de más que el autor se actualice sobre el tema antes de ponerse a escribir, y si lo considera oportuno, que rectifique.

  1. “No requiere de mucha técnica.”

Claro que no, si te da igual correr como un pato, lesionarte, y no progresar en tu rendimiento, no.

  1. “¿Nos estamos pasando de frenada? Ya no son sólo las lesiones o los problemas cardíacos. Pasar de una vida sedentaria a <<trotar>> más de 20 km puede transformarnos… en lo personal.” ¿Cómo si correr fuera igual que beber o cómo? Generalmente este comportamiento se asocia con más beneficios que efectos adversos, está comprobada la eficacia del ejercicio para la depresión, la ansiedad, las enfermedades cardiovasculares… claro que nos puede transformar, pero a mejor.
  2. Y por último un par de tips o consejos que dan para correr con frío. El número dos dice: “Utilizar dos capas de ropa: una para evacuar el sudor (transpirable) y otra que lo absorba.”
    ¿Para qué? ¿No será mejor un material que abrigue y transpire a la vez?
  3. Y el último, que se lleva la palma: “En cuanto al calentamiento, en invierno es mejor después, tras finalizar la carrera, que antes.” Es decir corres, te lesionas, y ya si quieres calientas.

Pues poco más que decir a parte de la falta de rigor de LA RAZÓN, a la hora de publicar artículos sobre salud y deporte.

Y un consejo, contrastar bien la información que os llega, porque como veis, mucha de la información que podemos encontrar tiene este nivel.

Y respecto a la carrera, recordar hacerlo siempre en progresión y a ser posible asesorados por un profesional.

Algo que no cita el autor/a en el artículo, es que muchos de los problemas cardíacos se pueden diagnosticar previamente con una simple prueba de esfuerzo médica, por lo que el riesgo de sufrir un incidente de este tipo durante una carrera tras pasar una prueba de esfuerzo es muy pero que muy bajo.

 

Corre

Ánimo y a seguir haciendo kilómetros.

Bibliografía:

Julio Basulto y Juanjo Cáceres. Más vegetales Menos animales. Debolsillo, 1ª Ed. Barcelona: 2016.

estiramiento cuádriceps
Y recuerda estirar correctamente al terminar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *