Reducir el impacto ambiental a través del consumo responsable

Compartir

El impacto ambiental de los alimentos es creado por millones de productores diversos. Para identificar soluciones que sean efectivas para reducirlo, bajo esta heterogeneidad, un estudio publicado en Sience ha encontrado los cinco indicadores ambientales más determinantes

38.700 fincas; y 1600 procesadores, tipos de embalaje y minoristas. El impacto puede variar hasta 50 veces entre los productores de las mismas materias, creando grandes oportunidades de mitigar el impacto ambiental. Sin embargo, esto muchas veces se ve comprometido por concesiones, e interacciones que hacen que los productores logren impactos bajos en la cadena de suministro. Los productores tienen límites sobre hasta qué punto pueden reducir los impactos sobre el medio ambiente y el planeta. Lo más sorprendente es que las consecuencias ambientales de los productos animales de menor impacto superan a los de los sustitutos vegetales, lo que proporciona nuevas evidencias sobre la importancia del cambio en la dieta. Los hallazgos publicados en Science respaldan un enfoque en el que los productores monitorean sus propios impactos medioambientales, cumplan los objetivos ambientales de manera flexible al elegir entre múltiples prácticas, y comuniquen los impactos a los consumidores para mejorar la sostenibilidad.

seducir en profesiones sanitarias

Numerosos trabajos y publicaciones se han centrado en este tema, y han resaltado que el consumo de alimentos, y las elecciones que realizamos como consumidores, son algunas de las que más importancia tienen para cuidar el planeta y respetar la multitud de ecosistemas y seres vivos que lo cohabitamos mediante un consumo responsable. Esto unido a que además, las características de una dieta saludable, pasan predominantemente por alimentos de origen vegetal, que son los que menos contaminación y problemas ambientales generan: ha provocado que se hable de la dieta del planeta, como aquella hacia la que debemos ir en un futuro inmediato, para mejorar nuestra salud y prevenir la acuciante sacudida de enfermedades no transmitibles como la diabetes tipo 2 y la hipertensión o la obesidad que merman nuestra calidad de vida, y también para preservar la salud del planeta, proponiendo cambios hacia modelos productivos y de consumo responsable y sostenibles.

Con las dietas actuales y las prácticas de producción, la alimentación de 7.6 mil millones de personas está degradando los ecosistemas terrestres y acuáticos, agotando los recursos hídricos e impulsando el cambio climático.

En el estudio, Poore y Nemecek derivaron datos de un metanálisis exhaustivo, que identificó 1530 estudios para la inclusión potencial, que se complementaron con datos adicionales recibidos de 139 autores. Los estudios se evaluaron según los 11 criterios diseñados para estandarizar la metodología, lo que dio como resultado 570 estudios adecuados con un año de referencia promedio de 2010. El conjunto de datos cubre unas 38.700 fincas comercialmente viables en 119 países y 40 productos que representan aproximadamente el 90 % del consumo mundial de calorías y proteínas. Cubre cinco indicadores de impacto ambiental importantes: uso del suelo; extracciones de agua dulce ponderadas por la escasez de agua local; y emisiones de gases de efecto invernadero, acidificantes, y emisiones y vertidos eutrofizantes.

El impacto ambiental en la cadena de suministro de alimentos

La cadena de suministro de alimentos de hoy crea aproximadamente 13.7 billones de toneladas de equivalentes de dióxido de carbono (CO2eq), el 26% de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Otros 2,8 mil millones de toneladas métricas de CO2eq (5%) son causadas por la agricultura no alimentaria y otros impulsores de la desforestación. La producción de alimentos crea aproximadamente el 32% de la acidificación terrestre global y el 78% de la eutrofización.

Los autores destacan también que el sistema agrícola actual es increíblemente intensivo en recursos, cubriendo aproximadamente el 43% de las tierras libres de desierto y de oficinas del mundo. De esta tierra, aproximadamente el 87% se destina a alimentos y el 13% a biocombustibles y cultivos textiles o se destina a usos no alimentarios, como la lana y el cuero. Estimamos que dos tercios de las extracciones de agua dulce son para riego. Sin embargo, la irrigación devuelve menos agua a los ríos y aguas subterráneas que los usos industriales y municipales y predomina en áreas y épocas con escasez de agua, lo que genera de un 90 a un 95% del uso de agua, en una época marcada por la escasez global.

Costa mediterránea
Costa mediterránea.

Por ejemplo, para la carne de vacuno procedente de rebaños destinado para consumo de carne, el 25% de mayor impacto de los productores representan el 56% de las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado de carne y el 61% del uso de la tierra (aproximadamente 1.300 millones de toneladas métricas de equivalentes de CO2 y 950 millones de hectáreas de tierra, principalmente pastos). Las extracciones de agua dulce ponderadas a los nutrientes que generan son caras: producir solo el 5% de las calorías de alimentos del mundo crea aproximadamente en 40% de la carga ambiental según los autores.

Aunque la acuicultura puede exigir pocos recursos terrestres, los sistemas de acuicultura de menor impacto aún superan las emisiones de proteínas vegetales. Esto desafía las recomendaciones para expandir la acuicultura sin una innovación importante en las prácticas de producción primero.

Por lo que las reivindicaciones de vegetarianos y grupos animalistas está de sobra justificada, también desde el prisma de la protección ambiental y del planeta para cambiar el modelo de consumo de alimentos y el sistema de producción actual.

Las organizaciones agrícolas y los encargados de formular políticas internacionales deben unirse para implementar una red de seguridad para la agricultura mundial: estándares integrales para gestionar las situaciones ambientales más difíciles de cuantificar, extender los éxitos de los esquemas existentes y permitir un enfoque de mitigación flexible y eficaz. Los límites de mitigación del productor y el papel de los consumidores son una parte vital de la solución, aunque su capacidad para reducir los impactos ambientales es limitada. Estos límites pueden significar que un producto tiene mayores impactos que otro producto nutricionalmente equivalente, sin embargo, se produce -sin tener en cuenta el impacto ambiental-.

En particular, los impactos de los productos animales pueden superar notablemente los de los sustitutos vegetales, hasta tal punto que la carne, la acuicultura, los huevos, y el uso de productos lácteos representan el 83% de las tierras agrícolas del mundo y contribuyen del 56 al 58% de las diferentes dietas de alimentos, a pesar de proporcionar solo el 37% de nuestras proteínas y el 18% de nuestras calorías.

¿Se pueden producir productos animales con impactos suficientemente bajos para corregir este desequilibrio tan grande? ¿O reducirá el consumo de productos animales mayores beneficios ambientales?

Mitigación ambiental a través de nuestras elecciones

Según los autores, hoy, y probablemente en el futuro, el cambio de dieta puede ofrecer beneficios ambientales en una escala que los productores no pueden alcanzar.

El cambio de las dietas actuales hacia una dieta que excluya los productos de origen animal tiene un potencial transformador, que reduce el uso de la tierra de los alimentos en 3.1 (2.8 a 3.3) miles de millones de hectáreas (una reducción del 76%), incluida una reducción del 19% en tierras cultivables; las emisiones de gases de efecto invernadero de los alimentos en 6.6 (5.5 a 7.4) mil millones de toneladas métricas de CO2eq (una reducción del 49%); la acidificación en un 50% (45 a 54%); eutrofización en un 49% (37 a 56%); y retiros de agua dulce ponderados por escasez en un 19% (−5 a 32%) para el año de referencia 2010. Para los Estados Unidos, donde el consumo de carne per cápita es tres veces mayor que el promedio mundial, el cambio en la dieta tiene un potencial mucho mayor.

aceite oliva

Las evidencias sobre el cambio climático son evidentes y requieren una respuesta inmediata y eficaz, para preservar el planeta y la salud de los seres vivos que lo habitamos. Como consumidores, y habitantes del planeta, tenemos la responsabilidad de hacer todo lo posible para preservar el planeta y la Salud de sus ecosistemas, y la principal arma es un consumo responsable.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *