¿Por qué?

En medio del océano de webs sobre alimentación, nutrición, actividad física y salud, ¿Por qué escribir otra más?

En primer lugar quiero deciros el origen, luego veremos que no es otra web cualquiera.

En 4º de carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, en la asignatura de “El Currículum de la Educación Física” empezó mi primer contacto con los blogs, allá por el 2011. Desde entonces, prácticamente no he parado de escribir, en un sitio u en otro.

Poco a poco fui descubriendo que era un portal magnífico para compartir puntos de vista, experiencias, artículos, hipótesis, poesías, inquietudes.

Y efectivamente, podía mejorar más de la mitad de los que había, por lo que me propuse contar las cosas desde mi enfoque.

Alternativo, positivo, ecologista (sobre cosas relacionadas con la Educación Física) pero añadiendo mis pinceladas emancipadoras y críticas. Aunque todavía no había estudiado en profundidad el método científico, y apenas estaba descubriendo a Giroux y otros autores críticos en materia educativa.

Pero era evidente que era la corriente pedagógica con la que más me identificaba. Además pensaba que la sociedad necesitaba un cambio cualitativo importante en lo que a valores se refiere, si queremos dejar de ver en los informativos las noticias que vemos a diario.

Paralelamente estudiaba en la Universidad y con métodos propios del S. XIX las asignaturas de Nutrición Humana y Dietética. Y me refiero sobre todo a las evaluaciones: los exámenes y la memorización.

Mientras las tasas de obesidad infantil aumentan día a día.

Los medios de comunicación escupen publicidad dirigida a los más vulnerables, vendiendo felicidad en forma de azúcar, alimentos precocinados, bollería, sin una legislación consciente que los proteja. Al revés, la industria alimentaria unta a quien le corresponde legislar para asegurarse beneficios a costa de la Salud Pública.

Y mientras esas mismas empresas se dedicar a dar consejos sobre alimentación ocultas tras Fundaciones o Sociedades científicas.

Confundiendo a la gente con mensajes como:

  • Hay que comer de todo.
  • El alcohol con moderación es bueno.
  • El azúcar es imprescindible para el cerebro.
  • Los lácteos son fundamentales para el crecimiento.

¿A qué industria pensáis que le interesa cada una de estas recomendaciones?

Y llegados a este punto, no se trata solo de prevenir enfermedades cardiovasculares como la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico o la hipertensión. Sino de mejorar la calidad de vida de las personas a través de una educación alimentaria saludable y respetando nuestro entorno.

¿Cómo?

Con ejercicio y una alimentación saludable básicamente.

Y es increíble que en la época en la que estamos, el peso de la formación, la concienciación y la educación recaiga sobre los de siempre. Pero supongo, que por eso decidí escribir un blog.

Tocará seguir luchando contra los elementos y los alimentos ultraprocesados. Y digo los elementos porque son muchos los factores en contra.

Cuando a estas multinacionales alimentarias, cuando a la ineficiencia política, y al ambiente que favorece la obesidad en general, se le añade el desconocimiento y el intrusismo de una parte de la población, que por comer todos los días se cree con autoridad para enseñar qué debe comer la gente: nos encontramos con nuestra sociedad.

consecuencias del consumo de alcohol
El alcohol causa más perjuicios a los demás que al propio consumidor: robos, accidentes, violaciones…

Esos que enarbolan la bandera del “amimefuncionismo” y suelen verse como gurús. En el mejor de los casos le sacan los cuartos a la gente. Pero la realidad es que empeoran la calidad de vida de las personas hasta el punto que pueden llegar a ocasionar la muerte, no olvidemos que estamos hablando de salud.

La falta de salud lleva a la enfermedad, y la enfermedad lleva al lado oscuro.

Entre los perjuicios que provocan en la población estos gurús de la alimentación y sus pseudociencias, tenemos que:

  • Confunden a la población y los desorientan.
  • Pierden confianza sobre los profesionales sanitarios.
  • Creen que pueden conseguir sus objetivos o sus esperanzas fácilmente y sin esfuerzo.

copas de vino

 

¿Es esto ético?

¿Es permisible?

 

Pues yo creo que no, pero Roma no se conquistó en un día.

 

Queda mucho por hacer también en materia de ecología y consumo sostenible, local y de temporada.

 

Estamos en un punto en el que podemos virar hacia modelos ecológicos y sostenibles, o llegar a un punto de no retorno catastrófico. Está en nuestras manos, en nuestros actos.

 

Si compartes mis inquietudes, seguramente disfrutes las lecturas.

Espero que encuentres aquí luz y motivación para conseguir tus objetivos de manera sana.

Luis Nutricionista

No te diré que será fácil, porque seguramente no lo sea. Pero merece la pena.

 

Lee, contrasta, y saca tus propias conclusiones.

Bienvenido, bienvenida.

Y recuerda que ¡Tu salud no es un capricho: aprende a escuchar a tu cuerpo!