¿Quién soy?

Nací un 19 de enero de 1989 en la ciudad de Albacete, y desde entonces un afán de descubrimiento, y una constante necesidad de aprender del mundo que me rodeaba se apoderó de mí. No recuerdo con mucho detalle mi proceso de aprendizaje, pero creo que se basaba sobre todo en la experimentación y el aprendizaje vicario; así aprendí que las bombillas quemaban, caerse dolía, y además iba acompañado generalmente de un líquido rojizo que alimentaba nuestras células.

Pero no todo eran experiencias dolorosas, jugando pasé gran parte de mi infancia; hasta que al llegar al instituto, me tocó pasar alguna que otra tarde más de las deseadas en la biblioteca, pues parecía que era el camino para llegar a ser algún día profesor de E.F. Y al principio todo salió bien, aprobé 2º de Bachiller en Ciencias de la Salud con una nota que me permitió el acceso a la carrera que quería, y al año siguiente me encontraba en Valencia, cursando el primer curso de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en el 2007 (creo recordar que mi promoción fue la penúltima de Licenciatura, tres años más tarde se implantó el nuevo plan de estudios con Grados de 4 años: y la continuación de postgrados o másters).

 

Hasta aquí todo genial, la carrera era preciosa, la gente también, pero seguía con esa inquietud de seguir aprendiendo, y recuerdo como una tarde, hablé con mi profesora de fisiología y le pregunté si podría colaborar con su departamento, pues me gustaba mucho su asignatura. La respuesta fue afirmativa, y en poco tiempo estaba en el laboratorio ayudando en un trabajo sobre la miogénesis mitocondrial en ratones entrenados y no entrenados, recuerdo que la doctora Cabrera trabajaba en las especies reactivas de oxígeno y otros compuestos que aumentan el estrés oxidativo en el cuerpo.

Era el mejor departamento, el único que conocía, pero el mejor. Otra tarde, hablando con uno de los compañeros, le comenté mis inquietudes por la nutrición, y me animó a realizar la carrera. Recuerdo que me dijo que ninguna de ellas: ni Ciencias del Deporte ni Nutrición, eran extremadamente difíciles (él compaginaba su trabajo de investigación y fisioterapeuta con la carrera de medicina) y entonces fue cuando comprendí que tenía razón, y que era un sueño por el que merecía la pena luchar. Yo quería seguir siendo profesor, pero me gustaba saber en qué consistía una alimentación saludable, quería salir de dudas en medio de la abrumadora avalancha de anuncios y desinformación en la que vivía. Aunque por otro lado, estudiar dos carreras a la vez era algo que conllevaba renunciar a otras cosas.

diplomas
La Orla de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y el Título de NHyD.

2008 fue una locura, clases por la mañana de balonmano, fútbol, sociología del deporte, psicología, baloncesto… y luego una hora para comer en el tranvía de camino a Burjassot, pues a las 3 empezaban las clases de Nutrición hasta las 18 o 19h, luego a la estación, y de vuelta al Complejo Educativo de Cheste, a la residencia. Pero mereció la pena; no volví a sacar 90 créditos ningún otro año, pero Ciencias del Deporte la terminé en mi 5º año, como estaba previsto. Y ya pude dedicarme por completo a la de Nutrición, empecé el plan de estudios de diplomatura (que eran 3 años) aunque finalmente acabaría como graduado en 2014.

En el instituto yo jugaba al baloncesto (y sigo jugando) y también empecé un Arte Marcial precioso llamado Hapkido, con 14 años. Antes de irme a Valencia a estudiar conseguí el cinturón negro 1er DAN, pero al llegar allí dejé de entrenar con regularidad, y solamente entrenaba algún sábado que otro para el 2º DAN, y a día de hoy todavía no me he presentado.

En 2010, un compañero de Hapkido me ofreció dar clases con un grupo que creó el año anterior en la Universidad de Valencia, y acepté. Cinco años más tarde, a mi regreso a Albacete, dos alumnos que consiguieron el 1er DAN, continúan impartiendo clases de Hapkido bajo la supervisión de mi maestro, al igual que lo hice yo durante ese tiempo. Actualmente entrenan en el gimnasio Artolá.

Los dos últimos años de Nutrición seguramente fueron los que más disfruté y aprendí, pues tenía más tiempo, y ya no existía la presión de antaño. No obstante, se resistieron algunas asignaturas como patología molecular.

Por fin leí mi trabajo final de grado: “Dietas vegetarianas para la hipertrofia muscular” y se me planteó el dilema de: ¿ahora qué?

No tenía claro ningún máster pero sabía que el de profesorado, necesario para opositar no me apetecía hacerlo.

Se habían evaporado mis ganas de ser profesor durante mi etapa universitaria. En parte porque se abrían otras puertas ante mí: la Nutrición, el Entrenamiento Personal y la Salud.

Recuerdo grandes profesores que despertaron mi espíritu crítico, pero lamentablemente otros muchos se conformaban con dar las mismas clases todos los años, y corregir sus exámenes. Hoy, me hubiera gustado que los contenidos de la carrera se hubieran enfocado a proporcionarnos herramientas útiles para desarrollar nuestra labor profesional, como por ejemplo, manejar Pubmed correctamente, realizar evaluaciones críticas de artículos científicos, o realizar un buen metaanálisis. Y no tanto a memorizar y escupir en el examen contenidos.

Finalmente, mientras pensaba cómo enfocar mi vida, continué dando mis clases de Hapkido, tiro con arcopracticando tiro con arco tradicional, y me decidí a terminar el libro de “El Hapkido en el marco de la Educación Física escolar, una justificación pedagógica” aunque también elaboré otras herramientas  que me ayudarían para pasar consulta de Nutrición.

Cuando llegó el verano, no tenía trabajo en Valencia, y era hora de volver a casa.

En octubre ya tenía trabajo de nutricionista en Medyplan y Hobys, y además realizaba entrenamientos personales, y entrenamientos personales con electroestimulación. Durante esta época descubrí las maravillas de ser un autónomo en España, aunque todavía no vendría lo mejor.

He decidido crear esta página web para ayudar a más gente en la búsqueda de hábitos de vida saludables, tanto físico deportivos como alimentarios.

Actualmente tengo la suerte de dedicarme a lo que me gusta, y poder ayudar a la gente a conseguir sus objetivos.

Sigo formándome en coaching, y por supuesto en Dietética, Dietoterapia y entrenamiento personal.

Luis  ¡Gracias!