Poemas de Juventud

Próximamente, publicaré mi primer libro de poesía: Poemas de Juventud.

Varios poemarios que recojen versos románticos, existenciales, personales e íntimos pero que tras más de una década, curados por el paso del tiempo, merecen ver la luz. Y someterse al juicio y disfrute de amantes de la poesía, y de amantes en general.

Los poemarios, agrupados por un criterio cronológico, recogen versos como los siguientes:

 

POESÍA DEL DEPORTE

XIII. Folio en blanco

Presenta la pureza, el miedo
del escritor, del dibujante
de mancharlo, de arrugarle
las esquinas, de doblarlo
por la mitad aprovechar el espacio,
hacerlo esférico y lanzarlo
al cesto azul con desprecio
pues no cumplió la expectativa
de adornar o embellecer
la tinta verde su hermosura

ni la rima o la mesura
del cobarde, o la locura
del escultor que talla el busto
de su amada con la pluma.
El cincel que percute en el folio
blanco y muestra el boceto
de la sonrisa incipiente
un gesto, que esconde el folio
y llora lascas, de mármol

el lienzo mientras el martillo
exhala tinta al tiempo
y comparte los designios
del pintor con sus bocetos
el boceto con el folio
el folio en blanco de sus besos
con mis más hondos deseos

sueños, incertidumbres y costumbres
no es el folio, eres tú

que haces que talle sin tachones ni cruces
hasta el fondo tus virtudes
sobre la arena de la playa,
sobre newspapers, servilletas
sobre un libro, guía o agenda
un folio en blanco y mi corteza:
sinapsis e impulsos nerviosos
dobleces del tiempo en su cuerpo
Din A4 reciclado, polvoriento

no hay tristeza, si no júbilo
en sus recovecos
por albergar dibujados sentimientos
dispares, eclécticos, complejos
la intriga y el desconcierto
de girar el papel, el reverso.

El miedo escénico de nuevo
ante un nuevo espacio, más tiempo
nuestra cuarta dimensión, o eso creo
el triángulo perfecto, la combinación.
Perfecta, ambos, y un tiempo muerto
y un lienzo. Una velada
y recitarte esto
hacerte sonreír decía el mármol
y tu sonrisa: dame un beso
estoy lejos y todavía no sé volar
tan rápido como para no,
hacerte esperar,
al menos demasiado,
sólo puedo escribir y aguardar
cobijarme y hacer memoria
y al igual que el texto abriga
al folio en blanco, tú,
me das calor y me sonrojas
me excitas e incitas mi prosa
eres la excusa excelsa
para afrontar.

Un folio en blanco
y lo que sea.

 

BEATUS ILLE

 

XXXIII

 

Apenas seremos la definición imperfecta

del beso de un verso

pero el más sublime beso

que jamás emanó de cualquier verso.