seducir en profesiones sanitarias

La seducción en profesiones sanitarias

Compartir

Seducir en la consulta de nutrición, o en el gimnasio para mejorar la adhesión al tratamiento mejora la consecución de los objetivos y la salud de la población

No se habla mucho de psicología, ni de empatía cuando nos forman como profesionales sanitarios, o como entrenadores deportivos, pero al igual que la seducción crea dependencia y admiración en el terreno amoroso, en la salud puede ser una herramienta interesante para mejorar la salud de nuestros pacientes.

En este artículo veremos algunas claves para convencer, persuadir y seducir a personas que quieren mejorar su estilo de vida, pero no tienen suficiente motivación para llevarlo a cabo. Veremos cómo se puede mejorar la adhesión al tratamiento (dietético, entrenamiento deportivo, …) respetando el código deontológico y estableciendo siempre claramente que el paciente va a ser partícipe en todo caso de su tratamiento, y no se le va a obligar a nada (nosotros solamente utilizaremos herramientas psicológicas y motivacionales para ayudarlo a tomar la decisión más saludable). No se trata de engañar a nadie, ni enamorarlo, solamente queremos seducirlo para que siga teniendo un estilo de vida activo y saludable.

¿Cómo seducir a nuestros clientes?

Podríamos hablar de marketing, pero no es el objetivo del post. Nos interesa que nuestros clientes mejoren su estado de salud, y disfruten de una vida saludable y placentera el mayor tiempo posible. Puede que esto interfiera con nuestros intereses económicos, ya que llegado un punto no nos necesitará, y tendremos un cliente menos en consulta, pero ¿no es ese el objetivo final? ¿que nuestros clientes sean independientes y se alimenten correctamente sin nuestra ayuda? En el caso del entrenamiento personal es diferente, ya que hay clientes que prefieren seguir disfrutando de la compañía de su entrenador, hace tiempo que fueron seducidos, y aunque saben perfectamente lo que tienen que hacer, y los ejercicios adecuados: el sentimiento de felicidad, tranquilidad, seguridad, buen humor, confidencialidad y amistad que ha estrechado con su entrenador personal es tan grande, que no se plantea abandorar sus entrenamientos.

La primera impresión es muy importante, por lo que tenemos que cuidar mucho todo lo que englobe este aspecto: vestimenta, aseo, tono de voz, sonrisa (sin llegar a ser pedantes ni halagadores), y sobre todo profesionalidad, pues a fin de cuentas, es lo que buscan y esperan de nosotros.

Seducir en la consulta de Nutrición

Generalmente, la primera consulta suele ser la evaluación inicial, en la que se hacen una serie de preguntas para conocer los hábitos alimentarios, sociales y deportivos de nuestro paciente, con fin de conocerlo y ayudarle e individualizar el tratamiento dietoterapéutico al máximo.

Desde el primer momento, la empatía es fundamental para conectar con el paciente, recordemos que trabajamos con personas, y para que se sientan cómodas y seguras tenemos que hacer un esfuerzo importante por intentar comprenderlas y ponernos en su piel.

Podemos utilizar un tono más distendido, amigable y risueño si va con nuestra personalidad, esto ayudará a conectar antes con nuestros pacientes y que se abran y sean sinceros.

Dietista nutricionista

Pero también podemos utilizar un tono más frío y formal si encaja con nuestra personalidad, ante todo, no hay que olvidar que ha confiado en nosotros como profesional sanitario para ayudarle a resolver o mejorar un problema de salud. Por lo que no podemos defraudarle. La sinceridad va a ser otro pilar fundamental. No tenemos respuesta para todo, pero le podemos sugerir de la mejor manera posible, estrategias para mejorar su problema (ese es nuestro trabajo) y cada persona será más facil de seducir en función de su personalidad, gustos, preferencias, trabajo…

Por esto en la primera consulta se suele invertir más tiempo. No se trata de seducir solamente, sino que cuanto mejor conozcamos a la persona, mejor podremos afinar con el tratamiento.

La inteligencia seduce, y la nutrición es sexy, extremadamente. Exceptuando algunas rutas bioquímicas claro… (nótese el toque humorístico con el que pretendo seducirte).

Pero los artistas también seducen. Y esque la Nutrición también es un arte. Ya no hablo de pautar dietas solamente. Individualizar y dar con el mejor tratamiento solamente lo podemos hacer (también por ley) unos pocos privilegiados.

Parte del éxito de la seducción radica en que el seducido no es plénamente consciente. Nuestra mejor baza es la ciencia. Intenta explicarle cómo funciona (si de verdad le interesa) y seduce con la belleza de los metaanálisis.

 

Seducir en los entrenamientos personales

Aquí pasa lo mismo que en las consultas de nutrición: somos profesionales de la salud, por lo que ante todo tenemos que ofrecer un servicio que esté sustentado científicamente.

Entrenamiento personal

A veces, los objetivos de los clientes diferirán de sus necesidades más urgentes en cuanto a salud, y aquí hay que comenzar para hacerles comprender que antes de ganar 7 kg de masa muscular hay que comenzar una fase de adaptación si son personas sedentarias. Por ejemplo.

También seduce diferenciarse de los charlatanes y pseudocientíficos, o mejor dicho, la ciencia seduce. Enséñales algún paper chulo de vez en cuando, especialmente del tema que le interesa, explícale cómo funciona el conflicto de interés en las publicaciones, lleva tiempo, pero nadie dijo que fuera fácil.

Escucha. Escucha y comprende. EMPATIZA. Muchas veces, los clientes no tienen ganas de entrenar, han tenido un día nefasto, y lo último que quieren es entrenar, asisten al entrenamiento porque es su vía de escape, porque quieren un confidente, alguien que les escuche, o quizá porque son demasiado formales como para dejarte plantado. Ten mano izquierda para levantar la mano algún día aunque no sea lo que estaba planificado y amóldate. Improvisa y vuelve a planificar de nuevo el entrenamiento. Te lo agradecerán.

Espero que os haya gustado la lectura, y que tengáis alguna herramienta más para mejorar la salud de la gente.

Además, recordaros que tenemos que luchar contra la publicidad, la industria de alimentos superfluos, la industria del alcohol, y todo el ambiente obesogénico, cuyo capital e influencia seduce también a mucha gente.

Tenemos trabajo, mostrar los beneficios de estar sano, y los inconvenientes de las enfermedades que puede generar el estilo de vida sedentario también seducen.

¿O te gustaría padecer un Ictus o un infarto de corazón?

Un abrazo, y feliz semana.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *