Frutas y verduras: segundo asalto

Compartir

La importancia de la fruta y la verdura es enorme en nuestra alimentación, pues nos proporcionan gran cantidad de minerales y vitaminas, esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Lamentablemente, la población española, no consume suficiente fruta y verdura, y en cambio excede el consumo de alimentos procesados como cárnicos y farináceos o cereales, así como dulces y otros alimentos no recomendables (1).

La importancia de este grupo de alimentos, estos grupos de alimentos mejor dicho: las frutas y las verduras, llega hasta tal punto que para muchas guías alimentarias, son la base de la alimentación para la población.

Es decir, deben ser los alimentos más consumidos para gozar de una buena calidad de vida. La evidencia de esto es abrumadora, y las características de la población longeva, y con buena calidad de vida son estas:

  • Basan su alimentación es frutas, verduras, hortalizas y alimentos vegetales.
  • Consumen pocos o ningunos alimentos procesados.
  • Practican actividad física regular, (generalmente su trabajo tiene grandes exigencias a nivel físico) son agricultores, pastores, pero no trabajan en la oficina.
  • Y no tienen otros hábitos insanos como el tabaco o el alcohol.

No recuerdo la bibliografía, pero si recuerdo el documental que analizaba las poblaciones con mayor índice de personas centenarias.

Había un grupo en Japón, una sociedad americana (Adventistas (2), muchos de ellos vegetarianos), otro pueblo mediterráneo, y las características de su estilo de vida eran las citadas anteriormente.

Sabiendo esto, cada cual es libre de elegir la alimentación que desee, y que más le guste, pero:

“There is convincing evidence that vegetarians have lower rates of coronary heart disease, largely explained by low LDL cholesterol, probable lower rates of hypertension and diabetes mellitus, and lower prevalence of obesity.” (3)

Hay evidencia suficiente de que los vegetarianos tienen menor probabilidad de sufrir enfermedad coronaria cardiaca, explicada por un menor índice de LDL, probablemente menor tasa de hipertensión, diabetes mellitus, y menor prevalencia de obesidad.

También tienen menor incidencia general de cáncer y otras enfermedades crónicas.

Un saludo

y ¡larga vida!

BIBLIOGRAFÍA

  1. Basulto J, Cáceres J. Comer y correr. 5th ed. Barcelona: Debolsillo; 2015. 301 p.
  2. Fraser G. Diet, life expectancy, and chronic disease. Studies of Seventh-day Adventists and other vegetarians. New York: NY: Oxford University Press; 2003. 231 p.
  3. Gary E Fraser. Vegetarian diets: what do we know of their effects on common chronic diseases? Am J Clin Nutr. 2009;89(5):1607–12.

5s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *