Hapkido Luis

El Hapkido como innovación educativa en Educación Física

Compartir

Esta mañana, he tenido el placer de dar a conocer el Hapkido en varios grupos de ESO y Bachiller. 1º y 3º ESO y 1º Bachillerato.

hapkido libro

Las artes marciales, son motivadoras en la Educación Física, y además, suelen ser una actividad novedosa que les llama la atención y les atrae magnéticamente. Los contenidos que se trabajan, desplazamientos, controles, inmovilizaciones, ataques, puntos depresión… escapan a los contenidos clásicos trabajados en Educación Física, y suponen un nuevo reto, y una excusa excelente para acercar a los alumnos la cultura oriental, en este caso: El Hapkido.

El Hapkido proviene de la Dayto Ryu (Japón) y la mayoría de practicantes, le atribuyen la creación al maestro Choi, que a su regreso a Corea, comenzó a impartirlo entre guardias de seguridad y practicantes que se interesaron en su aprendizaje. Pero su faceta marcial, intrínseca a todas las artes marciales, no debe llevarnos a engaño, pues también pueden ser una herramienta educativa muy rica, a nivel motriz, personal, social y especialmente trabajando valores como el respeto, la empatía, la noviolencia, la lealtad, la tolerancia o la justicia.

Como comentaba al principio, esta mañana he podido presentar una pequeña demostración a alumnos de entre 12 y 17 años.

He escogido desplazamientos y bloqueos para esquivar un ataque contra empujón, que posteriormente se ha convertido en un intento por agarrar la ropa (a la altura del pecho o del hombro). Conforme han asimilado el desplazamiento –diagonal hacia delante– y el bloqueo circular hacia fuera, similar a la técnica del minuto 2:03 en el siguiente vídeo. Hemos procedido a un control o inmovilización del brazo, apoyado en el muslo.

Aunque para la clase, en vez de inmovilizar en el suelo, hemos finalizado haciendo presión en el tríceps del compañero, apoyado sobre nuestro muslo.

Posteriormente, ha dado tiempo a ver algunas llaves para soltarnos de agarres de la muñeca.

Les ha encantado.

De hecho, he podido comprobar cómo al acabar la clase, seguían trabajando contenidos entre ellos, u otros compañeros que no han asistido a la clase. Es un elemento muy motivador, y bajo una correcta metodología, y enfatizando sobre la importancia de los valores y la responsabilidad personal que entraña poseer estos conocimientos, son contenidos seguros y aptos para la mayoría de grupos en edad escolar.

Esto no nos exime como docentes, de adaptar los contenidos a las necesidades e inquietudes de los alumnos, y si es posible, escoger elementos que tengan transferencia hacia otros gestos, que se den en otras disciplinas marciales o deportes de contacto. Así como construir y aprovechar aprendizajes técnicos ya adquiridos, y edificar sobre estos. Ya que va a favorecer el aprendizaje, la sensación de competencia en el desarrollo de la tarea por parte de los alumnos, y por lo tanto facilitará la práctica de estas artes marciales o deportes de lucha en un futuro.

Por poner un ejemplo, el desplazamiento diagonal hacia delante para esquivar el empujón, se los he explicado como un desplazamiento de bádminton.

Con el grupo de bachiller, hemos utilizado el mismo gesto defensivo, para repeler un ataque directo de puño. Aprovechando que ya tenían asimilado el desplazamiento, el bloqueo y la inmovilización, y que la técnica se puede aplicar a ambas situaciones.

Finalmente, para la vuelta a la calma, mientras estirábamos un poco. Les he recalcado la importancia de los elementos inherentes a la cultura del arte marcial, como el saludo, y los valores de respeto, compañerismo, solidaridad y aprendizaje colaborativo.

Ha sido una experiencia gratificante tanto para los alumnos, como para nosotros.

Bibliografía:

El Hapkido en el marco de la Educación Física escolar. Uno editorial (2018).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *