Beneficios de la alimentación vegetariana (I)

Compartir

En este artículo nos centraremos en algunos beneficios que puede aportar a nuestra salud ser fieles a una alimentación vegetariana,

ya que la alimentación vegetariana, en muchas ocasiones va más allá de una relación entre el individuo y su alimentación.

Una alimentación vegetariana bien planificada ofrece ventajas en la prevención y el tratamiento de diferentes enfermedades; desde renales, óseas, cáncer, enfermedades cardiovasculares como hipertensión, hipercolesterolemia o aterosclerosis e incluso está recomendada para enfermedades de la piel como la psoriasis (1).

 

Hoy veremos los beneficios relativos a enfermedades gastrointestinales y renales.

 

ENFERMEDAD GASTROINTESTINAL

La ingesta de fibra se ha demostrado que ayuda a prevenir y tratar patologías como el síndrome del intestino irritable, la diarrea, el estreñimiento y también tiene efectos anticancerígenos y antiinflamatorios en el sistema digestivo (2). Esto hace que los vegetarianos tengan una menor incidencia por lo tanto de cáncer gastrointestinal, diversiculitis, estreñimiento y cálculos biliares (3,4).

 

 Síndrome de malabsorción

 

Normalmente la malabsorción tiene una etiología clara, como puede ser una celiaquía o una intolerancia a la lactosa.

En estos casos el tratamiento es suprimir el componente del alimento o los alimentos que causan la enfermedad, en estos casos el gluten y la lactosa respectivamente, y restaurar la función normal del sistema digestivo.

En general no se recomiendan irritantes como el alcohol, ni picantes o excitantes, o alimentos que puedan provocar gran osmolaridad como lácteos o alimentos azucarados y fibra, por lo que en general una dieta baja en fibra y rica en nutrientes es lo más recomendado para el tratamiento de esta patología. Se recomiendan también fuentes de proteínas de alta calidad como huevos y carnes o pescados. Aunque los frutos secos pueden ser una alternativa (5).

La dieta ovo-vegetariana baja en fibra en general es adecuada para el tratamiento de esta patología, aunque hay que tener en cuenta el origen de la malabsorción y adecuar el tratamiento a su etiopatología.

Una dieta vegana, podría no asegurar una ingesta proteica adecuada, aunque esto depende de la gravedad y el origen de la malabsorción.

 

 

 ENFERMEDAD RENAL

 

Una dieta vegetariana disminuye la tasa de filtración glomerular por el riñón, por lo que una dieta vegetariana con restricción en sodio, y cuidada en potasio es ideal para mantener e impedir el deterioro en enfermos con insuficiencia renal (6).

Las ingestas elevadas de proteína dietética a largo plazo (por encima de 0.6 g/kg/día para una persona con enfermedad renal que no se someta a diálisis, o por encima de la Ingesta Dietética de Referencia de proteína de 0.8 g/kg/día para personas con función renal normal) ya sea de fuente animal o vegetal, puede empeorar una enfermedad renal crónica existente (7).

Aunque en personas sanas esta información es controvertida ya que no se conocen los valores de ingesta de proteínas que pudieran afectar negativamente a la salud.

La dieta vegetariana ofrece entre otras ventajas para los enfermos crónicos, una disminución en la progresión de la enfermedad y una disminución de la comorbilidad (8).

En un estudio del 2012 con ovolacteo-vegetarianos sin enfermedad renal, se encontró en orina un 60% menos con respecto al grupo omnívoro de dos componenetes sulfatados potencialmente tóxicos para pacientes con enfermedad renal. La menor cantidad de estas sustancias puede deberse a una menor ingesta proteica, mayor consumo de fibra y una menor proporción de las bacterias del colon que producen estas sustancias, como sugieren Patel et al., (2012) (9).

 

 Nefrolitiasis

 

Alrededor de un 10% de los varones y un 3% de las mujeres tienen algún cálculo renal en la adultez. Estos se forman cuando la concentración de los componentes de la orina alcanzan valores en los cuales es posible la precipitación (10).

Los cálculos renales son la patología renal más frecuente en los países occidentales. Aproximadamente el 80% de los cálculos renales contienen cristales de monohidrato de colesterol, el restante 20% son pigmentos calcificados, sales de calcio, ácido úrico, cistina o estruvita generalmente. La saturación del colesterol puede ocurrir por un exceso de la concentración de colesterol en bilis, una deficiencia de las sustancias que lo mantienen en disolución (como sales biliares y fosfolípidos) o combinaciones de estos factores (11).

Dos estudios prospectivos de cohortes mostraron que el consumo de cafeína (2 tazas o más al día de café) podría reducir la incidencia de desarrollar cálculos renales en un 40-45% en hombres (12) y en un 22-28% en mujeres (13).

La  alimentación vegetariana  se considera un factor protector frente a la formación de cálculos biliares, (Gaby, 2009) (11) aunque el autor también concluye que el riesgo de sufrir esta patología se puede prevenir consumiendo dietas similares a las recomendadas para otras patologías como las cardiacas, la hipertensión y la diabetes. Así como un consumo de 500 a 2000 mg de vitamina C para reducir la litogenicidad de la bilis.

 

Diálisis

 

La diálisis es un proceso por el cual se intenta reproducir artificialmente la función renal eliminando sustancias tóxicas y agua en personas con fallo renal.

Las dietas vegetarianas bien planeadas también son adecuadas para pacientes con diálisis, manteniendo valores cercanos a 1.2-1.3 g de proteína/kg de peso. Con estos valores se puede conseguir un incremento de 0.2 g/dl de albúmina sérica, lo que minimiza la mortalidad y el riesgo de hospitalización (14). No obstante también hay que limitar el agua y la ingesta de minerales como el sodio y el potasio (15).

 

Referencias:

 

  1. Aguilar Salmerón Luis. Las dietas vegetarianas y la hipertrofia muscular. [Valencia]: Universidad de Valencia; 2014.
  2. Mateos-Aparicio I, Villanueva-Suárez MJ, Redondo Cuenca A, Zapata-Revilla MA. Soybean, a promising health source. Nutr Hosp. 2008;23(4):305–12.
  3. Saz-Peiró P, Saz-Tejero S, Morán Del Ruste M. La dieta vegetariana y su aplicación terapéutica. Med Natur. 2013;7(1):13–27.
  4. Nair P, Mayberry JF. Vegetarianism, dietary fibre and gastro-intestinal disease. Dig Desease. 1994;12(3):177–85.
  5. Tratamiento dietético en enfermedades gastrointestinales. In: EcuRed [Internet]. [cited 2014 May 19]. Available from: http://www.ecured.cu/index.php/Tratamiento_diet%C3%A9tico_en_enfermedades_gastrointestinales
  6. Cupisti A, Barsotti G, Aparicio M. Potential beneficts of renal diets on cardiovascular risk factors in chronic kidney disease patients. Ren Fail. 2007;29(5):529–34.
  7. Winston J. Craig, Reed Mangels A. Position of the American Dietetic Association: vegetarian diets. J Am Diet Assoc. 2009;109(7):1266–82.
  8. Brookhyser Hogan J. The Beneficts of Vegetarian Diets in Chronic Kidney Disease. Ren Nutr Forum. 2011;30(4):1–5.
  9. Patel KP, Luo FJ, Meyer TW, Plummer NS, Hostetter TH. The production of p-cresol sulfate and indoxyl sulfate in vegetarians versus omnivores. Clin J Am Soc Nephrol. 2012;7(6):982–8.
  10. katheleen Mahan L, Escott-Stump S. Nutrición y dietoterapia de, Krause. 10a ed. Mexico: Mc Graw Hill; 2001. 1279 p.
  11. Gaby AR. Nutritional approaches to prevention and treatment of gallstones. Altern Med Rev. 2009;14(3):258–67.
  12. Leitzmann MF, Rimm EB, et al., Willett WC. A prospective study of coffee consumption and the risk of symptomatic gallstone disease in men. J Am Med Assoc. 1999;281:2106–12.
  13. Leitzmann MF, Willett WC, et al., Stampfer MJ. Coffee intake is associated with lower risk of symptomatic gallstone disease in women. Gastroenterology. 2002;123:1823–30.
  14. Shirley Berue. Vegan Protein Powder Supplements of High Biological Value. J Ren Nutr. 2012;22(4):39–41.
  15. Consejos para la dieta del paciente en hemodiálisis [Internet]. Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo. [cited 2014 Jul 8]. Available from: https://www.friat.es/la-enfermedad-renal/alimentacion-2/consejos-para-la-dieta-del-paciente-en-hemodialisis/

 

4 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *