El Hapkido en el marco de la educación física

(8) El Hapkido en la Educación Física

Compartir

La finalidad de las asignaturas escolares es la educación en las experiencias específicas que ofrecen sus conocimientos. De esta manera la principal finalidad de la E.F. no es el aprendizaje de las tareas motrices, sino la educación en las mismas. Molina Alventosa, (30).

Antes de abordar una unidad didáctica o introducir un Arte Marcial en el currículo escolar, hay que plantearse cómo vamos a enseñar los contenidos, y cómo los vamos a estructurar.

A esta pregunta responden los modelos de diseño curricular, que pueden definirse como la planificación metodológica y el modo de enseñanza que aplicaremos en nuestras clases, así como contenidos, materiales, planificación temporal, progresión metodológica, evaluación de los alumnos y alumnas, etc. Es decir un modelo de diseño curricular es todo lo relacionado con la docencia de la asignatura. Pero, veamos algunas definiciones más antes de empezar con los modelos.

El método de enseñanza es el camino que lleva a conseguir la finalidad educativa en las tareas motrices. Hay dos métodos, el inductivo que opera de lo particular a lo general, y el deductivo, de lo general a lo particular (30), y las estrategias en la práctica son las formas de organizar y estructurar los contenidos, que puede ser de manera global (tratando la tarea motriz en su conjunto, lo que hace la enseñanza más compleja), analítica (dividiendo la tarea en partes para posteriormente integrarlas en el proceso de aprendizaje) y mixta, que es una mezcla de las dos estrategias anteriores (30).

Las técnicas de enseñanza se pueden clasificar en función de la importancia que asumen los roles del profesor y el alumno en la toma de decisiones durante el aprendizaje, así podemos diferenciar tres técnicas de enseñanza (Mosston y Asworth 1993): La instrucción directa, en la que el profesor es el trasmisor del conocimiento, el descubrimiento de los alumnos (o descubrimiento guiado) en la que el profesor es meramente un orientador que plantea retos y preguntas, y por último el diseño por los alumnos son ellos mismos los que se plantean las preguntas y los problemas de partida para el aprendizaje. Cada una de estas técnicas de enseñanza se materializa en los estilos de enseñanza, que se pueden definir como la manera en que se plasma la intervención del alumno y el profesor en el proceso de toma de decisiones, para determinar el rol de ambos (31).

Todo esto se integra y adquiere sentido en el diseño curricular de la asignatura.

 

 

  • Algunos modelos de diseño curricular

Las Artes Marciales antiguas se han caracterizado siempre por la rigidez, la disciplina severa y el poder incuestionable y respeto hacia el maestro, todas estas, características de un modelo de diseño curricular tradicional o clásico. Hoy en día esto ha variado ligeramente, y en mi opinión hacia mejor en el sentido de que podemos escoger más de un modelo de enseñanza y de diseño curricular. Incluso podemos combinar varios modelos, saliendo de la rigidez y la incuestionabilidad de las enseñanzas propias del estilo tradicional. La adopción de un modelo de diseño curricular determinado significará asumir o tener preferencia por determinados métodos o estilos de enseñanza.

Coincidimos con Tinning (32) y concebimos como sinónimos los términos método y estilo de enseñanza.  Recordando a este autor, la elección de un estilo de enseñanza es una decisión moral y política cargada de suposiciones que se dan por sentadas, pero que debemos sacar a la luz y someterlas a estudio y análisis. Tinning defiende que la elección del estilo de enseñanza, a parte de ser una decisión técnica del profesor de E.F. implica otras cuestiones como las características de la tarea motriz, y aspectos ideológicos y epistemológicos.

Veamos los estilos de enseñanza más importantes.

 

  • Modelo técnico, tradicional o basado en el mando directo

Ha sido el adoptado durante miles de años en la mayoría de escuelas, en las que el maestro se limitaba a realizar una técnica y el alumno a reproducirla. Si el alumno tiene problemas con la ejecución el profesor vuelve a repetir el movimiento, pudiendo utilizar en muchas ocasiones estrategias analíticas, en las que se fracciona el movimiento en pequeñas secuencias. Este modelo tiene sus ventajas, ya que el tiempo empleado para conseguir los resultados técnicos, son menores que con el resto de métodos, aunque el aprendizaje sea menos útil y significativo para el alumno. El modelo tradicional se basa en la repetición y la memorización.

Un ejemplo clásico, es el típico de los años 60, en los que el profesor hacía copiar cien veces al alumno una frase, o las palabras que había escrito mal para que aprendiese como se escribían correctamente. O la gimnasia que se impartía en las clases durante la dictadura en España, basadas en la repetición de unos movimientos seleccionados.

La función de la teoría consiste en racionalizar la práctica a partir de unos principios tecnológicos derivados del conocimiento científico (33).

Como desventaja de este método, tenemos que está muy centrado en el proceso de enseñanza y en los contenidos, y no en el alumno.

Está muy clara cual es la jerarquía y quien manda: el profesor. El alumno obedece.

Jurjo Torres en su libro currículum oculto (34) define esta metodología como aquella cuyos únicos materiales curriculares son el libro de texto, y su estrategia básica son las lecciones magistrales.

Cabe subrayar que el problema principal de esta metodología, es que el aprendizaje es poco significativo para el alumno, que se limita a memorizar los contenidos para “escupirlos” en el examen, y luego olvidarlos.

Esto ocurre en el mejor de los casos, o en los buenos alumnos, pero como bien señala Torres: hay un tipo de alumno inconformista que no cree en el sistema educativo, ni cree que lo que acontece en la escuela guarde relación con la vida diaria, por lo que su forma de protestar y reivindicarse muchas veces es no asistiendo a clase, o si acude, molestar, interrumpir, o llevar un comportamiento pasota y poco implicado en el proceso docente.

Este estilo de enseñanza no se preocupa demasiado por el currículum oculto precisamente, pero hay que resaltar que estos jóvenes inconformistas de los que habla Torres suelen pertenecer a clases o estratos sociales más bajos y con menos ingresos económicos que los alumnos “conformistas”, los cuales sí se implican más en la clase, pero lo hacen generalmente para poder acceder a un título, a una carrera universitaria, y a un puesto mejor de trabajo. Ya que es lo que sus padres, los profesores y su entorno cercano les ha inculcado desde jóvenes.

En realidad estos tampoco tienen gran interés por memorizar todo lo que dice el profesor (o mejor dicho el libro) en sus clases magistrales, simplemente es un camino que tienen que recorrer para conseguir su objetivo. Estas estrategias de enseñanza vienen a favorecer personalidades individualistas y competitivas; a promover visiones autoritarias de la ciencia y del conocimiento en general (34).

La investigación por parte del docente de E.F. se centrará en las enseñanzas eficientes para aprender las tareas motrices y aprovechar al máximo el tiempo lectivo.

 

La evaluación en este modelo curricular es sencilla, se valora el conocimiento desde un prisma objetivo. Es decir, o se sabe o no se sabe. Por eso exámenes o pruebas tipo test son muy típicos de este modelo educativo, que por desgracia parece ser que es el único que entiende la administración educativa actualmente. Un modelo que le quita protagonismo al profesor en cuanto a la selección de contenidos y la toma de decisión; y que ha llegado incluso a plantear el interrogante de si sería posible sustituir algunos docentes por programas informáticos, robots o nuevas tecnologías similares.

No obstante, los profesores muchas veces en E.F. recurrimos a esta metodología para ahorrar tiempo, ya que el poco que tenemos debemos aprovecharlo para que aprendan correctamente los pases, los golpeos o los saltos de cada disciplina deportiva. La respuesta típica del profesor “tradicional” a la pregunta de un alumno de: ¿por qué se hace así? Será muy posiblemente: -“Porque sí” o “porque la es la técnica ideal.” Pero no se pararán a hacerle reflexionar al alumno sobre el gesto, para que él mismo pueda llegar a encontrar las preguntas; ese es uno de los inconvenientes más graves que tiene esta metodología

Hapkido marco EF

  • Modelo deliberativo

Este modelo de diseño curricular entiende el concepto de proceso de enseñanza como un método continuo en el que el profesor, el alumno y sus relaciones escolares son las que influyen en las clases y su programación, modificación, desarrollo y ejecución.

Estableciendo conjuntamente objetivos, actividades, normas, soluciones, ect. Este modelo está muy cercano al alumno y a su modo de entender la realidad educativa (como aspectos que le preocupan e interfieren en su aprendizaje), el docente utiliza el consenso, el diálogo y la observación para evaluar, y el material curricular lo usa como herramienta de investigación para mejorar en futuras clases, así como las experiencias docentes. También se puede recurrir a la autoevaluación. Las relaciones interpersonales son objeto de estudio en el modelo deliberativo, y muy importantes para crear un clima adecuado.

Este modelo integraría estilos de enseñanza como el descubrimiento guiado, y otros centrados completamente en los alumnos y alumnas. La desventaja es que estas metodologías son más lentas, pero el aprendizaje es más significativo y los estudiantes lo suelen valorar positivamente.

Aunque inicialmente esta propuesta se dirigió a dar respuestas didácticas a los profesores del aula, dicho proyecto (de investigación-acción) atendió no solo a necesidades técnicas, sino a una mejora profesional, actuando sobre diversos aspectos como: la reflexión de nuestra actividad docente, el trabajo colaborativo, la elaboración de materiales curriculares y todo aquello que nos permitió avanzar en la autonomía profesional. No sólo se interesa por el cómo enseñar, sino también por el qué y, sobre todo el porqué y el para qué (33).

La reflexión como lema para la reforma educativa significa el reconocimiento de la formación permanente del profesorado y, significa también, que se pueden producir nuevos conocimientos sobre la enseñanza en la práctica por parte del profesor y no sólo mediante la investigación educativa desde los centros superiores. De esta manera la formación inicial de los profesores consistirá en provocar que estos profesionales que están madurando comiencen a elaborar explícitamente sus teorías y creencias implícitas en los alumnos, el plan de estudios, la asignatura y el papel docente, y vayan desarrollando un estilo de planificación de la enseñanza que les convierta en investigadores de su propia enseñanza (Molina Alventosa 1998), (35).

 

 

Referencias Bibliográficas

 

  1. Molina Alventosa J. P. Estrategias metodológicas en la enseñanza de la Educación Física escolar. In: Formación de los maestros especialistas en Educación Física. Valencia: Consellería de Cultura, Educació i Ciència; 1999. p. 135–56.
  2. Mosston M., Asworth S. La enseñanza de la Educación Física. La reforma de los estilos de enseñanza. Barcelona: Hispano Europea; 1993.
  3. Tinning R. Educación Física: la escuela y sus profesores. Valencia: Servei de Publicacions de la Universitat de València.; 1992.
  4. Devís J. Los estudios del currículum y la Educación Física. In: Bases educativas de la actividad física y el deporte. Madrid: Síntesis; 2001.
  5. Torres J. El currículum oculto. Octava. Madrid: Morata; 2005. 215 p.
  6. Molina Alventosa J. P. El currículum de la Educación Física: pensar y diseñar su práctica en la reforma. In: La Educación Física en el Currículum de Primaria. Valencia: Ediciones Carduche S.C.V.; 1998. p. 32–51.

 

Índice

 

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *