El Hapkido en el marco de la educación física

(4) ¿Qué es el Hapkido?

Compartir

El Hapkido es un arte marcial coreano basado en la defensa personal y con muchos años de historia e influencias

Podemos encontrar tantas definiciones como practicantes o artistas marciales de Hapkido existen, si bien este Arte Marcial destaca por la gran cantidad de estilos y cada uno a su vez se centra en diferentes aspectos.

Podemos coincidir diciendo que el Hapkido es un Arte Marcial coreano muy centrado en la defensa personal y que trabaja contenidos como caídas, proyecciones, patadas, combate, barridos, luxaciones, puntos de presión, inmovilizaciones, respiraciones y formas (Hyong) entre otros, aunque no todos los estilos de Hapkido trabajan las formas. La mayoría de estos contenidos se suelen agrupar en las llaves o técnicas, aunque es en el combate y en el trabajo de la defensa personal donde estos encuentran mayor grado de creatividad.

Como la mayoría de las Artes Marciales orientales, o por lo menos como todas deberían ser, va más allá de un grupo de técnicas y contenidos, ya que el fin último del Hapkido es trasladar a la vida diaria las enseñanzas del maestro dentro del tatami o lugar de entrenamiento para que mediante estas y el trabajo en valores como el respeto, la disciplina, la perseverancia, la confianza, la amistad y la justicia nos ayuden a ser mejores personas, sanas y competentes en la defensa personal.

Etimológicamente, Hapkido está compuesto por tres palabras:

El (“do”) es el camino o la senda que conduce nuestra energía interna y nuestra energía vital (“ki”), de una forma armoniosa, circular y fluida (“hap”) para llegar a un estado de autorrealización personal y bienestar que se debe conseguir mediante el entrenamiento, la constancia y la disciplina. El Hapkido por lo tanto se define como la senda para canalizar la energía, el camino para armonizar la energía interna.

El Hapkido se basa en tres principios, HWA (es el principio de no resistencia) consiste además en aprovechar la fuerza del adversario, YU (es el principio del agua, de la fluidez y de movimientos armoniosos) y WON (es el principio del círculo) como nos relata A. Carbonell (15).

Aunque hay discrepancias, la mayoría de autores (15–19,75) atribuyen la creación del Hapkido a Choi Yong Sul, (1904-1986). Natural de Corea del Sur, con apenas 8 años se desplazó hasta Japón un par de años después de la invasión nipona a Corea; lo adoptó Sogaku Takeda, maestro del arte de la espada y de Jiu Jitsu, descendiente de samuráis, y un representante importante de la Daito Ryu, y que también enseñó a Morihei Ueshiba (fundador del Aikido) y a Doshinso (Shorinji Tempo)(20). De ahí las grandes similitudes en técnicas entre el Aikido y el Hapkido, sobre todo a nivel de luxaciones y movimientos circulares.

 

El Hapkido, el camino para canalizar la energía, para José Luis Rueda (16) es un Arte Marcial híbrido cuyos propósitos básicos son la formación de las personas en todas sus facetas; desarrollar los recursos que todos tenemos para aprender a defendernos y en definitiva, ahondar en lo más profundo del propio ser.

La diferencia fundamental entre un Arte Marcial duro, blando o híbrido, es la agresividad, el uso de la fuerza y la contundencia de los movimientos utilizados (típica de estilos duros), frente a la suavidad, la armonía y la fluidez de los estilos blandos. Entre medias, hay estilos híbridos que combinan ambas características para aumentar la eficacia en la defensa personal y el control del oponente. En la mayoría de ocasiones el Hapkido es fluido y progresivo, pero otras veces combina bloqueos o ataques lineales y directos propios de los estilos duros. Depende fundamentalmente del tipo de ataque o agresión con la que nos encontremos.

Si recordamos los principios de no resistencia, del agua y del círculo, podríamos interpretar que el Hapkido es un Arte Marcial blando, pero no es así, se sirve de estos principios para llegar a ser más efectivo y eficaz en la defensa personal, pero también es directo y lineal en algunos bloqueos, ataques y movimientos.

 

Según la Korea Kido Association, están reconocidos 44 estilos de Hapkido diferentes, como se puede ver en la tabla 4 y cuyos datos constan en la página web de la Asociación Kido España de Hapkido (19), cuyo estilo Kong In he tenido el placer de practicar desde el año 2003, y de descubrir gracias a mi antiguo maestro Juan José Martínez (7º DAN) y al presidente de la Asociación Doo Hyung Cho (9º DAN), también presidente para España, Portugal y Latinoamérica de la Korea Kido Association Hapkido Martial Arts.

Jung Mu Won Mu Do Won Seung Mu Kwan Kuk Mu Kwan Tuk Gong Mool Sool
Mu Yeh Kwan Kung Jung Mu Sool Sun Mu Kwan Kuk Sool Kwan Soo Mu Kwan
Il Ho Kwan Yu Sool Kwan Kwang Do Kwan Mu Moon Kwan Kuk Sool Won
Jung Mu Kwan Kuk Ki Kwan Hapkido Tae Kuk Kwan Yang Woo Kwan
Chun Mu Kwan Chun Ji Kwan Kuk Do Kwan Bul Kyo Mu Sool Ju Mu Kwan
Hwa Rang Do Moon Mu Kwan Huk Ju Kwan Sung Mu Kwan Chung Yong Kwan
Choong Mu Kwan Combat Hapkido Hoshinkido Hapkido Kong In Hapkido

Tabla 3. Estilos de Hapkido reconocidos por la KKA. Extraído de (19).

 

“Algunos instructores o maestros, llamémoslos “tradicionales”, reivindican que el Hapkido contiene alrededor de unas 3.600 técnicas, incluyendo 120 patadas diferentes. Sin embargo el G.M. Suh Bok Sup, que fue el primer alumno de Choi, lo rebate y afirma que el sistema original de Hapkido, según lo enseñaba Choi, abarca solamente 100 técnicas de defensa personal. Hoy en día hay muchos estilos o escuelas de Hapkido que incluso han producido formas (hyungs) por la influencia del Kuk sul won, otros que enfatizan las patadas acrobáticas y otros con notable influencia del Judo o del Aikido, que enfatizan los círculos amplios y las proyecciones.

E incluso, y de más reciente aparición, estilos de Hapkido que incorporan técnicas de sistemas híbridos y deportes de contacto que se caracterizan por su dominio en el ámbito del suelo con la finalidad de sumisión del adversario en contextos deportivos. Como comprenderás esto propicia una situación que es muy delicada o vamos a decir que “conflictiva” a la hora de decir que una            escuela es especial o mejor que otra.”   Alejandro Gómez (75).

 

 

2.4.1. Historia de Corea y del Hapkido

La península de Corea ha sido una zona estratégica importante, ya que comunica China con el norte de Japón. Además de ser una zona eminentemente comercial, las Artes Marciales se han desarrollado constantemente por el intercambio cultural, y se han favorecido por los numerosos enfrentamientos bélicos que ha sufrido Corea a lo largo de su historia.

 

            2.4.1.1. Los orígenes de Corea

Los hallazgos arqueológicos indican que ya había pobladores en la era paleolítica. Parece ser que las tribus jerarquizadas de manera similar a la Edad Media europea, donde un gobernante dominaba diferentes tribus en los que se pueden denominar ciudades estado. La relación de vasallaje entre el pueblo y el gobernador se fundamentaba en la necesidad de protección que ofrecían las ciudades estado.

Se estima que alrededor del 7200 a.C. 12 grupos tribales habían formado una liga llamada Han Guk entorno a la actual Corea (21). Según la información extraída de los libros de anécdotas de los tres reinos (Samguk yusa), el primer reino coreano, fue formado en el año 2333 a.C. por Tangun, en la Manchuria. Tangun es considerado el padre de Corea, su dinastía gobernó unos mil años, hasta que se impuso la dinastía Kija, en 1120 a.C. (16).

En este período hay diversas “ciudades estado” entre las que destacan Indum en el nordeste, Puyo en el norte de Manchuria, Chinbon en el noroeste y Yemaek (llamada posteriormente Koguryo entre 37 a.C. y 668 d.C.) (16).

 

            2.4.1.2. El periodo de los tres reinos.

Las ciudades-estado dan lugar a los reinos de Koguryo (37 a.C. y 668 d.C.), Paekche (18 a.C.- 663. d.C.) y Shil la (57 a.C. – 935 d.C.). Aunque al principio había otros dos reinos más en Corea, Buyo y Kaya no tardaron en ser conquistados, y se conoce está época por el periodo de los tres reinos. Los tres reinos se enfrentaron entre sí, y el reino de Shil la, se alió con las dinastías Sui y Tang de China para sobrevivir. Cuando los chinos conquistaron territorio Coreano, se rompieron las alianzas, y Mun Mu, rey de Shil la venció sobre Koguryo y expulsó a los chinos de Corea. En este período las Artes Marciales gozan de gran importancia cultural y política.

Koguryo fundado por Tong Myong, fue el reino más extenso. Situado al norte, su cercanía con China e influencia fue notable, e incluso el confucianismo se integró en su educación. El budismo, por otro lado fue introducido en la zona por el monje chino Sundo. Además del comercio y la agricultura eran buenos cazadores y pescadores, además guerreros.

Paeckche fue fundado por Onjo, hijo del rey Tong Myong. Se trasladaron al sur del río Han, en la actual Seúl. El comercio fue la base de su economía, y la razón por la que entró la cultura China a Japón, en especial el budismo. Los nipones ayudaron a este reino para luchar contra el reino de su padre, Koguryo.

Shil la estaba ubicado en la parte sureste de la península, en una zona montañosa. Pese que al principio el reino era débil, consiguió hacerse con la península tras negociar con los chinos. No obstante, los territorios de Koguryo en la parte de la Manchuria se perdieron. Finalmente el reino de Shil la, consiguió unificar Corea.

 

            2.4.1.3. El reino de Shil la unificado

Este periodo (668-935 d.C.) se caracteriza por más de dos siglos y medio de paz. El auge de la religión, la educación, la cultura y el comercio contribuyó a una mejora de la economía y la calidad de vida.

En el año 935, el rey cede el gobierno al reino de Koryo, pues diversas revueltas y conflictos entre la aristocracia provocan la cesión del gobierno.

Los guerreros de élite en el reino eran los Hawarang y además del combate cuerpo a cuerpo estaban instruidos en otras artes como el tiro con arco.

            2.4.1.4. El periodo Koryo

En el 935, el cambio pacífico de gobierno continúa fomentando el interés por las artes y la cultura, el budismo se expande a la vez que se construyen nuevos templos que representan la grandeza y el culto por esta religión. El budismo alcanza tanta importancia que se integra en el gobierno y la política, compite con el confuciamismo y las discrepancias internas, unidas a la conquista de Gengis Khan y el sometimiento mongol, acaban con el reino de Koryo entorno al año 1392.

Las Artes Marciales en este periodo, se nutren de la técnica de tiro con arco de los hunos, y la corte real incorpora el método ecuestre también (21).

 

            2.4.1.5. El periodo Choson

Entre los años 1392 y 1907. Florece una élite intelectual, que adoptando el Neo-Confucianismo, pretende eliminar los errores políticos cometidos con anterioridad. Se valora más el intelecto que la fuerza y el trabajo bruto, y durante estos cinco siglos la cultura, la tradición, y por consiguiente las Artes Marciales, vuelven a florecer y adquieren mayor importancia. Aunque al principio el desprecio por la casta militar era notorio por parte de los gobernantes neoconfucianistas, las constantes invasiones hacen evidente la importancia de la preparación militar para la defensa del país.

Durante este periodo, el estudio histórico de las Artes Marciales desde la época de los tres reinos fue mejorado y sistematizado (16).

Tras las invasiones japonesas fallidas de 1592 y 1597 el ejército coreano incorpora armas de fuego. Es entonces un periodo nefasto para las Artes Marciales, que quedan relegadas a un segundo plano. Hasta 1627 hay un periodo de paz, pero entonces los manchúes invaden la península sin éxito, pero 9 años después los coreanos no pudieron repeler el ataque.

En 1871, el rey Taewôn promovió una política hermética y de aislamiento hasta 1882, que cambiaría radicalmente su postura por una más abierta y receptiva con el resto de culturas. Esta ideología apoyada por Japón, interfería con la postura conservadora de China de respetar y mantener las tradiciones autóctonas. Durante finales del siglo XIX, Corea es el escenario de disputas internacionales entre China, Japón, Francia, Alemania y Rusia. Conflicto que finalmente acabó con el tratado de Portsmouth en 1905, que reconoce a Corea como nación independiente. No obstante, Japón consiguió establecer un protectorado en la península que le permitió desestructurar la organización del ejército coreano y el ministerio de asuntos exteriores (16). En 1907 el rey Kojong, el último de la dinastía Yi, abdica; dejando paso a la ocupación japonesa.

 

            2.4.1.6. La ocupación japonesa

Este fatal periodo de la historia durará desde 1910 hasta 1945, año en el que las bombas nucleares de EE.UU. impactaron sobre Hiroshima y Nagasaki, causando la rendición de Japón en la segunda guerra mundial y la liberación del pueblo coreano.

Durante la ocupación, se expoliaron muchos bienes y recursos coreanos. Lo coreano, no solo estaba prohibido, si no que se castigaba. Impusieron la cultura y la lengua nipona, y los coreanos son obligados a trabajar en condiciones pésimas, mal remuneradas, o incluso esclavizados, como les ocurrió a medio millón de coreanos que se vieron obligados a ir a Japón. En este periodo se pierden obras muy valiosas de la cultura Coreana.

 

            2.4.1.7. La reconstrucción

La liberación del ejército japonés en 1945 fue un espejismo. Al poco tiempo de la retirada de Japón, la península coreana se convirtió en el escenario de batalla que enfrentaba a dos de las potencias más importantes por entonces, el capitalismo contra el comunismo. Por el norte, la URSS entraba para organizar la retirada de los japoneses, los americanos lo harían por el sur. Entre medias, el famoso paralelo 38, que más que un punto de encuentro acabará siendo la frontera entre las dos Coreas.

Tras la expulsión japonesa, los americanos propusieron en el consejo general de las Naciones Unidas que fueran los coreanos los que escogieran libremente que rumbo deseaban tomar, y se aprobó también con el voto de Rusia. Pero estos no les permitieron el paso a los delegados de las Naciones Unidas encargados de velar por la transparencia en las votaciones, y las elecciones en Corea del Norte se realizaron en 1948 con un solo candidato: Kim Il Sung (1912-1994), padre del actual dictador  King Jong Il. Por otro lado, en Corea del Sur, se celebran las primeras elecciones democráticas en 1948, Syngman Ree comenzaría la reconstrucción de Corea, que una vez más fue truncada por la guerra, esta vez la guerra civil (1950-53), que se saldó con más de un millón de muertos y dividió a un país que todavía no estaba recuperado.

En 1950 el ejército de Kim Il Sung cruza el paralelo 38 con 150.000 soldados y armamento soviético, lo que le permitió aparentemente un triunfo inmediato, pero la entrada de USA permitió la resistencia de Corea del Sur. Antes de que acabara el primer año de guerra, otros catorce países entrarían en la guerra con permiso de las Naciones Unidas. Posteriormente, entró China en Corea con 800.000 soldados bien armados y cambió el rumbo de la guerra de nuevo. Mao Tse Tung, con apenas un año en el poder luchaba por defender sus ideales comunistas junto al líder de Corea del Norte. Finalmente la guerra se centra en torno a la frontera del paralelo 38, y ambos bloques se preocupan por mantener sus territorios hasta que se declaró el final de la guerra.

En el sur, Syngman Ree siguió gobernando hasta 1960, en una época convulsa pero que al final ha conseguido una democratización de Corea del Sur, algo que en cambio no se puede decir de sus vecinos del norte, que sufren todavía la esclavitud y el yugo de una dictadura, sin poder salir de sus fronteras y engañados, o mejor dicho, adoctrinados bajo una dictadura alejada de las teorías comunistas y más próxima a los fascismos europeos.

Referencias bibliográficas

  1. André Carbonell. Hapkido Defensa personal dinámica, Primera parte. Barcelona: Alas; 2009.
  2. José Luis Rueda Castaño. Korea y el Hapkido. Barcelona: Alas; 360 p.
  3. Ribic Mugdim. Hapkido – 16 continuous techniques for overpowering the opponent. Sport Sci. 2008;1(2):87–94.
  4. Howard J. Thomas. Hapkido: the obscured art. Nebraska Hapkido Association; 1997.
  5. Asociación Kido España de Hapkido. Estilos de Hapkido [Internet]. [cited 2015 Jan 6]. Available from: http://www.hapkidohae.com/estilosHapkido.php
  6. André Carbonell. Hapki-Do defensa personal dinámica, segunda parte. Barcelona: Alas; 159 p.
  7. Adrogué M. E. Un estudio histórico sobre las Artes Marciales de Corea, en especial el Tae Kwon Do, Tang Su Do y Sipalki. 27 p. Traducción de: “Ancient military manuals and their relation to modern korean martial arts.” Journal of Asian Martial Arts. 2003.12 (4)

 75. Entrevista al maestro Alejandro Gómez. Sung Kun Academy, la continuación de un linaje.    El budoca, nº 7 , año 2 (2012). [Internet]. [cited 2016 Oct 18]. Available: http://www.elbudoka.es/?blocks=entrevista-al-maestro-alejandro-gomez

Índice

 

 

 

2s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *