El Hapkido en el marco de la educación física

(3) Las Artes Marciales y los deportes de lucha en el contexto de la E.F.

Compartir

 

En 1998, autores como Carratalá (10) ya señalaban la importancia de los deportes de combate o de lucha en la E.F.: “en este nuevo enfoque se contemplan las actividades de lucha, como unos de los contenidos a utilizar para lograr los objetivos perseguidos por la educación física” y Castarlenas (9) publicó previamente en 1990 “deportes de combate y lucha: aproximación conceptual y pedagógica”, trabajo que recoge muy bien y agrupa las acciones motrices de estos deportes bajo cinco situaciones motrices comunes que veremos más adelante en la planificación de la progresión educativa.

 

Más actualmente, en 2010 Santos y Prieto (11) resaltan la utilidad de los deportes o luchas tradicionales para el desarrollo de habilidades perceptivo motrices en la edad escolar, en este caso de primaria. Los autores proponen y desarrollan unidades didácticas de sumo, lucha asturiana, lucha canaria, lucha leonesa, lucha turca y judo. Este último lo aconsejan para el último curso, ya que las características del judo lo convierten en algo más complejo que el resto por los agarres variables, desplazamientos y técnicas. Como citan los autores, en la progresión de esta etapa de primaria, se puede desarrollar sin problema una unidad didáctica de judo en el 6º curso, ya que previamente se han trabajado contenidos como las caídas, la oposición, tracciones y empujes, e incluso inmovilizaciones (lucha turca) y agarres de ropa (lucha canaria). Este es otro motivo por el que deberían introducirse este tipo de actividades luctatorias en la E.F., pues además de promover valores intrínsecos a estas disciplinas como el respeto (a las normas, a los compañeros y a uno mismo), la higiene, la empatía, la obediencia y la disciplina; lo hacemos en un clima lúdico con el que aprenden y se involucran más.

Estamos de acuerdo con Abelar y Figuereido (2009), que analizando las aportaciones de numerosos autores que desde diversas perspectivas, consideran que la iniciación a los deportes de combate no significa iniciarse específicamente en alguna de sus modalidades, sino que implica un tratamiento integrado y transversal de las mismas (12).

En la etapa de primaria, es interesante ofrecerles a los niños y niñas el mayor bagaje motriz, deportivo y cultural con el fin de que a la hora de decantarse en la adolescencia por una disciplina deportiva u otra, sean conscientes de las características fundamentales de actividades físico-deportivas existentes, y en este sentido, consideramos que las Artes Marciales tienen mucho que decir.

 

Por lo tanto apoyamos la inclusión de este tipo de actividades de lucha en el currículum académico de los niños y adolescentes en edad de formación, pues aunque  no sea uno de los objetivos principales del libro, nos gustaría fomentar en la medida de lo posible esta transición, pues muchos de estos deportes de combate se pueden entender como una aproximación a la enseñanza de las Artes Marciales.

Además, como diversos autores señalan, entre ellos Santos y Prieto (11), no hace falta dominar exhaustivamente un Arte Marcial o una actividad de lucha para incluirla en los centros educativos. Aprovechando sólo una parte de estas como la tracción y el empuje en la oposición, los agarres o las caídas, tenemos contenido suficiente para un trimestre, y sin necesidad de ahondar en técnicas y gestos que además corresponden a grados más altos de especialización.

Menéndez y Fernández (13) en 2014 proponen una unidad didáctica para 6º curso de primaria, en la que abordan la enseñanza del Kick Boxing desde una metodología de investigación-acción, con juegos y tareas sociomotrices sin contacto, cooperativas y reflexionando sobre ellas, no sólo para mejorar el proceso educativo (planificación-acción-observación-reflexión) sino también para ahondar en valores y en la no violencia.

Además un cuaderno de campo y los comentarios evaluadores de los alumnos favorecieron el proceso educativo, que aunque apenas constó de 7 sesiones, fue gratamente enriquecedor, y no se observaron indicios de conductas violentas o agresivas, todo lo contrario. Los alumnos también completaron una webquest (encuesta o formulario digital) en casa, una actividad para afianzar los contenidos teóricos y técnicos del deporte de combate a la vez que trabajan las nuevas tecnologías. Mediante una autoevaluación del alumno (evaluando el esfuerzo, el comportamiento, el interés y la participación) se fomentó el espíritu crítico y la autonomía de los niños y niñas, y además como defienden los autores, su trabajo abarca las tres dimensiones de Sparkes para la innovación y el cambio, pues es una actividad novedosa y desconocida. Se aleja de los modelos de enseñanza tradicional de la E.F. e incluye la educación en valores, y en tercer lugar hacen al alumno partícipe activo de su evaluación, se incluyen diversas competencias, y además esta forma de dar clase provoca en el docente un replanteamiento de muchas ideas preconcebidas y formas de entender la E.F.

Este es un claro ejemplo de que enseñar patadas y puñetazos puede ser educativo si se realiza con una metodología correcta, con un seguimiento adecuado, y prestando especial atención al currículum oculto, pues recordemos que la violencia transgrede el plano físico.

 

2.3. Aportaciones de los deportes de lucha y las Artes Marciales a la E.F.: enfoque por competencias.

 

Las Competencias Básicas (CCBB) son una combinación de conocimientos, aptitudes y capacidades adecuadas al contexto escolar y que son necesarias para el trabajo, el desarrollo personal, el fomento de una ciudadanía activa y la inclusión social.

Estas CCBB tienen unas características que han de cumplir: como resolver problemas de la vida diaria, adecuarse a diversidad de contextos, integrar y relacionar aprendizajes y contextos, y por último, deben ser aprendidas, renovadas y mantenidas. Aunque la recomendación del Consejo y el Parlamento Europeo del 2006 no especifica cómo (14).

Hablar de las CCBB, desde su introducción por parte de la U.E. en el 2006  es un tema que está de moda, igual que hablar de la crisis económica, o la que esta sufriendo el sistema educativo. Tanto en materia de recursos (y no me refiero únicamente a los materiales), pues actualmente sufrimos también una acuciante crisis en valores.

Las CCBB originales son las siguientes, como se muestra en la tabla 1.

1. Comunicación en la lengua materna;
2. Comunicación en lenguas extranjeras;
3. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología;
4. Competencia digital;
5. Aprender a aprender;
6. Competencias sociales y cívicas;
7. Sentido de la iniciativa y espíritu de empresa;
8. Conciencia y expresión culturales.

 

Tabla 1. Competencias Básicas. Extraído de (14).

 

Desde esta perspectiva, las Artes Marciales enriquecen la educación desde todas CCBB, desde el aprendizaje de la lengua extranjera, o la conciencia y la expresión corporal, hasta las competencias digitales, ya que podemos visualizar vídeos de trabajo, respiraciones o técnicas de Hapkido, así como aprender a investigar en blogs y otros lugares de Internet, buscar bibliografía y realizar trabajos referentes al Arte Marcial, aspectos culturales de Corea, etc.

Podemos aprender a aprender con la metodología adecuada, el Hapkido puede ser un motor de aprendizaje guiado por el maestro y las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Incluso se fomenta el sentido de la iniciativa, ya que este está muy ligado al pensamiento crítico, pero lo que no se puede fomentar, o al menos es un tema controvertido es el espíritu de empresa: el cual no encaja ni dentro del Hapkido o cualquier Arte Marcial, ni dentro de la asignatura de E.F. ni en la propia escuela o instituto. Por supuesto que se enseñará compañerismo, que si llegado el caso se ha de ejercer en una empresa, será el mismo que si ese alumno de mayor trabaja en el sector público, o donde trabaje. Pero discrepamos profundamente con el Parlamento Europeo en que enseñar sentimiento de empresa sea una competencia educativa, y mucho menos básica.

Posteriormente, en España con la LOMCE las CCBB pasan a denominarse únicamente competencias, o competencias clave, y distinguen dos tipos: las básicas o disciplinares que son lingüísticas y matemáticas, y ciencia y tecnología y las transversales, que son la digital, aprender a aprender, sociales y cívicas, iniciativa y emprendimiento y conciencia y expresión cultural.

En definitiva, las CCBB son los principios lógicos y de sentido común que desde hace mucho tiempo han transmitido docentes y educadores sin necesidad de estar recogidos en la legislación, y que son fundamentales para una educación íntegra, completa, y que equipare las aptitudes sociales con las intelectuales. En la tabla 2, hemos resumido las aportaciones según Santos y Prieto (11) de los deportes de lucha a las diferentes CCBB.

 

Competencia Aportación de los deportes de lucha
 

Lingüística

-Vocabulario específico, y en ocasiones en lengua extranjera.

– Favorece la comunicación lingüística.

 

Matemática

– Cálculo de distancias.

– Valoración de las figuras geométricas que adoptan los espacios.

– Dominio de la capacidad espacio-temporal.

 

Conocimiento e interacción con el mundo físico (conciencia y expresión cultural)

– Conocimiento del cuerpo humano.

– Interacción entre niños y niñas (eliminando tópicos erróneos).

– Mostrar actitudes de responsabilidad y respeto hacia los demás y hacia uno mismo.

 

Digital y tratamiento de información

– Tratamiento de la información externa sobre el propio cuerpo, mejorando la autoestima.

– Despierta la curiosidad en el niño por la cultura e historia de estos deportes en distintos soportes de información.

 

Social y cívica

– La disciplina, el respeto al compañero y a las normas, son valores que sobresalen en las actividades luctatorias.
 

Cultural y artística

– Las diferentes modalidades suponen un enriquecimiento cultural. Conllevan unas tradiciones de distintos lugares y representan parte de la historia de un pueblo, ciudad o país.
 

 

Aprender a aprender

– Conocer las capacidades y limitaciones personales obliga a buscar las estrategias óptimas en función de las anteriores.

– El bagaje motriz facilita la toma de decisión, obliga a reflexionar sobre los errores, y a buscar distintas soluciones.

 

Autonomía e iniciativa personal

– Adquisición de valores y actitudes que favorecen esta competencia: como la responsabilidad, la superación, el control emocional, la capacidad de elegir y de solucionar problemas entre otros.

 

Tabla 2. Aportaciones de los deportes de lucha a las CCBB. Extraído de (11).

 

Las Artes Marciales, más allá de su contenido tangible, representan la transversalidad en sí mismas. La cultura oriental además de filosofía, se impregna del respeto por la naturaleza, estudia y cultiva la música, la poesía, la estrategia (incluso dentro de otros juegos como el ajedrez), la caligrafía, la ceremonia del té…

Todo está interconectado. Si somos capaces como profesores de transmitir esta mentalidad abierta y crítica, no sólo en el plano docente, sino como actitud ante la comprensión del mundo, estaremos siendo más coherentes con las enseñanzas y culturas orientales.

 

Referencias Bibliográficas

  1. Castarlenas, J. L. Deportes de combate y lucha: aproximación conceptual y pedagógica. Apunts Educ Física Deport. 1990;19:21–8.
  2. CARRATALÁ, V. Los juegos y deportes de lucha en el marco de la educación Física escolar. In: La Educación Física en el Currículum de Primaria. Valencia: Consellería de Cultura, Educació i Ciència; 1998. p. 269–316.
  3. Santos, L., Prieto, J.A. Desarrollo de las capacidades perceptivo motrices a través de las habilidades básicas de lucha en el área de E.F. Sevilla: Wauceulen; 2010.
  4. Abelar B., Figueiredo A. La iniciación a los deportes de combate: interpretación de la estructura del fenómeno lúdico luctatorio. J Asian Martial Arts. 2009;4(3):44–57.
  5. Menéndez Santurio J. I., Fernández Río J. Innovación en educación física: el kickboxing como contenido educativo. Apunts Educ Física Deport. 2014;3(117):33–42.
  6. Parlamento Europeo. RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente [Internet]. 2006 [cited 2014 Oct 1]. Available from: http://www.mcu.es/cine/docs/Novedades/Recomendacion_Parlamento_Europeo_Consejo_Aprendizaje_permanente.pdf

 

 

Índice

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *