El Hapkido en el marco de la educación física

(11) Contenidos y progresión educativa

Compartir

 

TRABAJO DE SUELO

Este trabajo va a ser el ideal al comienzo, ya que va a facilitar el aprendizaje de las caídas. Al principio incluiremos juegos de fuerza, para que aprendan a controlar su propio cuerpo, juegos de tracción y empuje, de sacar al rival de un espacio determinado (sumo), dar la vuelta al compañero tumbado (pasar de posición prono a supino) mientras el otro compañero se resiste. Se puede introducir combate de rodillas, con el objetivo de inmovilizar al compañero, o realizar gran diversidad de técnicas.

También podemos empezar a enseñar inmovilizaciones, luxaciones y llaves básicas, pero hasta que no dominen bien las caídas no deberíamos incluir el trabajo de pie. Normalmente se requiere una o dos semanas.

INMOVILIZACIONES

Una inmovilización es un control de una o varias articulaciones que imposibilita al adversario moverse. También se denominan presas. Generalmente hay de tres tipos: aquellas que se basan en el peso de nuestro cuerpo para inmovilizar al adversario, las que utilizan algún tipo de luxación o palanca anatómica y aquellas que utilizan ambos principios.

 

  • PESO CORPORAL
  • LUXACIONES
  • MIXTAS

 

Las inmovilizaciones son una buena forma de terminar las llaves, ya que son una forma eficiente y poco contundente de acabar ante una situación peligrosa, de ahí que tengan una gran aplicación en la defensa personal. Mediante una inmovilización podemos retener al agresor hasta que desista en su empeño por agredirnos, hasta que llegue alguien para ayudarnos, o para obtener una situación ventajosa para marcharnos sin necesidad de sufrir ni generar daño.

 

COMBATE

Concebir el Arte Marcial únicamente por un aspecto es una visión muy simplista y restringida, pero en el caso del combate en el entorno escolar, hace necesario eliminar ciertas técnicas por razones de seguridad y reglamento, lo que aleja las Artes Marciales considerablemente de su vertiente tradicional a la vez que se acerca a la deportivización.

En este sentido, se delimita, se regla, se regula y se persigue la victoria sobre un oponente. Y ese para nada es el objetivo de las Artes Marciales ni del Hapkido. Por lo tanto hay que tratar este apartado con cuidado, sobre todo en su vertiente competitiva, sin olvidar nunca los valores de respeto, compañerismo, humildad y aprendizaje mutuo o colaborativo. Por otro lado, la ventaja del combate es que es altamente motivante y divertido para los niños y niñas.

Si bien es verdad que algunas modalidades como el “combate sin contacto” nos pueden ser muy útiles para la asimilación de diversas técnicas como las patadas, los bloqueos, u otras combinaciones aprendidas durante la clase. El combate sin contacto como su propio nombre indica, es una simulación de combate real (con las reglas que consideremos oportunas para trabajar los contenidos deseados), en la que los compañeros intentan golpearse mutuamente marcando la técnica correcta, pero sin llegar al contacto, simplemente finalizando a escasos centímetros del compañero.

El combate de Hapkido es muy similar al de Taekwondo, de hecho se suele competir con las mismas protecciones (peto, casco, protector bucal y coquilla, y opcionalmente guantillas, rodilleras…). A diferencia del Taekwondo, en Hapkido se puede proyectar al suelo si tenemos al rival agarrado del dobok a la altura del tronco, aunque disponemos de 3 segundos antes de que el árbitro separe a los contrincantes.

Conforme la soltura técnica de los estudiantes avanza, el contacto en los combates se puede acentuar en la medida que los practicantes y el maestro consideren oportuno, más aún si se dispone de petos y las protecciones adecuadas. El combate suele gustar bastante entre los alumnos, y es una herramienta interesante desde el punto de vista de la motivación. No obstante, hay que cuidar mucho el comportamiento y las acciones que se llevan a cabo durante el trabajo de esta actividad para que se desarrolle siempre en un ambiente distendido y agradable, lejos de cualquier indicio de agresividad.

 

GOLPEOS Y TÉCNICA DE PUÑO (CHU MOK)

Ha sido motivo de debate en numerosas situaciones la inclusión de los puñetazos y las patadas en la escuela. No obstante son un elemento más del Arte Marcial, y como tal si queremos enseñarlo correctamente no podemos obviarlo. Hay diversos tipos de puñetazos, incluso en este apartado podríamos incluir también ataques con el canto de la mano, la palma, el dorso, e incluso con el codo. Pero sobre todo los utilizaremos como ejemplificación de una posible agresión. Es decir, dentro de la defensa personal, trabajaremos ejercicios que respondan o contraataquen un puñetazo, o una patada, o un empujón. Y dentro de este contexto introduciremos los puñetazos, las patadas, y como veíamos antes por supuesto luxaciones, inmovilizaciones o proyecciones; pero siempre en el contexto de la defensa personal, y dejando claro que este tipo de técnicas siempre son el último recurso. Nunca se deben usar gratuitamente. Y es en última instancia responsabilidad de cada uno respetar estas reglas éticas.

Pensamos que si cualquiera de estos contenidos son mal utilizados, aquel alumno o alumna quedará excluido de seguir aprendiendo Hapkido, por lo menos este tipo de técnicas que son más propensas a ser descontextualizadas y mal empleadas, aunque la realidad nos confirma que esto no suele ocurrir, ya que los practicantes de Artes Marciales son menos violentos como veremos en el apartado 4.3 y 4.4.

En Kong In Hapkido, distinguimos varios golpeos o CHIGULSUL: (43)

  1. CHONG KWON CHIGUI: Ataque con el puño.
  2. CHANG POP CHIGUI: Ataque con la palma de la mano.
  3. PALKUP CHIGUI: Ataque con el codo.
  4. SUDO CHIGUI: Ataque con el canto de la mano.
  5. I KWON CHIGUI: Ataque con el dorso de la mano.
  6. SUCHI KWON CHIGUI: Ataque con el semipuño.
  7. YOK SUDO CHIGUI: Ataque con el canto interior de la mano.

 

También distinguimos en este grupo, CHIR GUI SUL o técnicas pinchando:

  1. KWAN SU CHIR GUI: Ataque con la punta de los dedos.
  2. SONG GOT CHIR GUI: Ataque con la punta del dedo corazón montado sobre el índice.
  3. OM CHI CHIR GUI: Ataque con el dedo pulgar.

 

PATADAS (BAL CHAGUI)

Este apartado es aún más amplio que el anterior, hay numerosas patadas en Hapkido, en parte porque las patadas son un elemento primordial al hablar de defensa personal. Las piernas son más largas que los brazos, y además son capaces de imprimir más potencia que estos últimos, por lo que un buen dominio de las piernas nos da un alto grado de seguridad, sobre todo a larga distancia. En las patadas, la mayor potencia se imprime con el pie (metatarso, empeine o talón), por lo que a la hora de entrenar defensa personal contra patadas hay que tener esto en cuenta, y desplazarnos en cualquier sentido para evitar el impacto con el pie y encadenar la técnica deseada.

El entrenamiento de patadas se puede realizar de muchas maneras, desde repeticiones al aire con o sin desplazamiento, en parejas marcando la técnica pero sin golpear, con materiales adecuados para realizar patadas, etc.

Veamos las 20 patadas básicas en Kong In Hapkido (43):

  1. HADAN YOP CHAGUI: Patada lateral a la espinilla.
  2. CHUNGDAN YOP CHAGUI: Patada lateral al abdomen.
  3. SANGDAN YOP CHAGUI: Patada lateral a la barbilla.
  4. HADAN AP CHAGUI: Patada frontal con metatarso a la espinilla.
  5. CHUNGDAN AP CHAGUI: Patada frontal con metatarso al abdomen.
  6. SANGDAN AP CHAGUI: Patada frontal a la barbilla.
  7. HADAN CHILO CHAGUI: Patada circular al interior, con empeine a la espinilla.
  8. CHUNGDAN CHILO CHAGUI: Patada circular al interior, con empeine a las costillas.
  9. SANGDAN CHILO CHAGUI: Patada circular al interior, con empeine a la cara.
  10. ANDARI FRIGUI: patada frontal con la planta del pie a la espinilla.
  11. ANDARI CHAGUI: patada al interior en círculo, con talón interior.
  12. NOPI CHAGUI: patada ascendente a la barbilla.
  13. MIRO CHAGUI: patada descendente con la planta del pie.
  14. APCHA MILGUI: patada frontal empujando con la planta del pie.
  15. DICUMCHI GAMA CHAGUI: patada en gancho de talón a la cabeza.
  16. DICUMCHI NERYO CHIKKI: patada descendente con el talón.
  17. MURUP CHAGUI: rodillazo frontal.
  18. DORA YOP CHAGUI: patada lateral girando 180º por la espalda.
  19. DORA CHAGUI: patada circular 360º por la espalda.
  20. HADAN DORA CHAGUI: patada circular 360º por la espalda en el suelo.

 

RESPIRACIONES (HO HUP BOP)

            Dan Chon, la respiración abdominal, es otro contenido fundamental en el Hapkido, ya que es imprescindible controlar en todo momento nuestra respiración, tanto para dosificar nuestra energía “KI” como para aprovecharla al máximo y aumentar la concentración. La meditación (Chong Sin-Tong il) utiliza fundamentalmente la respiración para alcanzar el estado de tranquilidad necesario durante este entrenamiento.

Es importante que los educandos aprendan en las primeras sesiones las respiraciones básicas, su utilidad y que poco a poco canalicen su energía hacia el autocontrol y el movimiento que desean realizar. Al principio de diversos ejercicios utilizaremos una o varias respiraciones profundas para este fin. Además, es importante que se familiaricen con su grito: “Kia” o “Kijap” ya que este, al nacer del interior de la zona abdominal y tensar el tronco, nos ayudará a extraer más potencia de muchos movimientos explosivos, como patadas, puñetazos y bloqueos, si lo asociamos al trabajo de la respiración. Este grito también prepara al cuerpo para impactos: como pueden ser patadas o golpeos e incluso las caídas.

 

El Sin Moo Hapkido es otro estilo que trabaja de manera notoria las respiraciones,  “Sin” significa estado espiritual superior de existencia. Bradley S. (44), defiende que el entrenamiento de Artes Marciales centrado en este ámbito, puede ayudar a sus practicantes a descender los niveles de ansiedad, establecer conexiones espirituales, dar mayor significado a los acontecimientos y superar situaciones de estrés físico, mental y espiritual.

FORMAS (HYONG)

Son secuencias de movimientos que agrupan desplazamientos, patadas, técnicas de puño, bloqueos, giros, saltos, respiraciones y otros movimientos que armonizados en una secuencia coherente, que simule una confrontación real, sirven como entrenamiento individual. Son muy interesantes para mejorar a nivel técnico y la coordinación. Al principio, las formas se realizarán con el propio cuerpo, y posteriormente, se pueden introducir armas, empezando por las más sencillas como el palo corto, y finalizar con otras más complejas como el palo largo, el bokken, o el abanico.

Es en las formas donde se aprecian muchas de las posiciones fundamentales o posturas: CHASE, veamos algunas de ellas (43).

CHA SE: posturas de ataque y bloqueo:

  1. CHAYASE: pierna izquierda hacia delante, doblando las rodillas formando un ángulo de 90º y con el peso repartido al 50% en cada pierna.
  2. UYASE: pierna derecha hacia delante, doblando las rodillas formando un ángulo de 90º y con el peso repartido al 50% en cada pierna.
  3. KIMASE: Postura de montar a caballo.
  4. ORUN CHON GULSE: pierna derecha hacia delante flexionada, posición amplia.
  5. UEN CHON GULSE: pierna izquierda hacia delante y flexionada con posición amplia.
  6. PYONG CHASE: piernas abiertas con la distancia de los hombros, de pie.
  7. UEN FUGUL SE: pierna izquierda hacia atrás, flexionadas las dos rodillas y con el 70% del peso sobre la pierna retrasada.
  8. ORUN FUGUL SE: pierna derecha hacia atrás, flexionadas las dos rodillas y con el 70% del peso sobre la pierna retrasada.
  9. UEN DARI SOGUI: pierna derecha flexionada y pie tocando la pierna izquierda con las puntas de los dedos hacia el suelo.
  10. ORUN DARI SOGUI: pierna izquierda flexionada y pie tocando la pierna derecha con las puntas de los dedos hacia el suelo.
  11. UEN KYO CHASE: las dos piernas cruzadas y flexionadas y la pierna izquierda hacia delante apoyando la planta en el suelo, la derecha el metatarso.
  12. ORUN KYO CHASE: las dos piernas cruzadas y flexionadas y la pierna derecha hacia delante apoyando la planta en el suelo, la izquierda el metatarso.

 

 

DEFENSA CONTRA ARMA BLANCA

Dentro del apartado de defensa personal, este trabajo es bastante interesante y motivador. Además de ser una situación peligrosa si se da en la vida real, es compleja, ya que intervienen muchas variables: formas de ataque con arma blanca, motivos del atraco, tipos diferente de arma blanca, etc.

ataque arma blanca

Al principio, ante este tipo de amenaza hay que hacer incidencia en el desplazamiento, que es fundamental para salir del ataque o esquivarlo. Una vez hemos decidido el tipo de desplazamiento, ya podemos combinar distintas técnicas, tanto de luxación, como de golpeo, proyección o inmovilización. Es interesante que la técnica utilizada haya sido explicada previamente en otras situaciones para que haya una transferencia y se facilite el aprendizaje. El otro aspecto fundamental en un ataque con cuchillo, es la distancia de seguridad que debemos mantener. Dependiendo de la longitud y el tipo de arma, habrá que mantener más o menos distancia; además el tipo de agarre del arma que haga el agresor, condicionará un tipo de ataque u otro, por lo que también hay que tenerlo en cuenta.

En la mayoría de los casos es posible que no convenga enfrentarse a un agresor armado, pues es más lo que tenemos que perder si le plantamos cara, que lo que podamos perder en cuanto a efectos materiales, además si el agresor está bajo los efectos del alcohol u otras drogas lo convierte en una persona más agresiva y peligrosa. No obstante, nunca está de más saber defenderse ante cualquier situación, incluso un ataque o intimidación con arma blanca.

 

DESPLAZAMIENTOS Y DISTANCIA

Estos dos aspectos son muy importantes al trabajar la defensa personal. Dependiendo del tipo de trabajo, variaremos la distancia inicial, pudiendo incluso comenzar con agarres cuerpo a cuerpo en el que los desplazamientos sean casi inexistentes, y en este caso será más adecuado hablar de desequilibrios en vez de desplazamientos.

Por desplazamiento, entendemos el movimiento que nos translada de un lugar a otro, y que debe partir de una posición con las piernas flexionadas para que la contracción muscular nos permita dicho desplazamiento (si partimos de una posición de pie con las piernas extendidas, el desplazamiento será mas lento). El desplazamiento lo podemos utilizar para esquivar o evitar ataques, o para realizar determinadas técnicas; en cualquier caso es importante el timing o la coordinación espacio-temporal con el compañero/a, para sincronizarnos y llegar en el momento oportuno al lugar final del desplazamiento, y así poder realizar la técnica con mayor comodidad.

Previo al desplazamiento, tendremos que valorar la distancia adecuada. Generalmente, mantendremos una distancia de seguridad, que nos permita estar a salvo de cualquier ataque mediante un solo movimiento, y en muchas ocasiones esta distancia suele coincidir con la longitud de la pierna del rival. Aunque también influyen otros factores como la velocidad de reacción y la rapidez de movimiento de ambos.

Partiendo de esa distancia de seguridad, podremos variarla en función de la técnica o llave que tenemos pensada realizar sobre el compañero. Así por ejemplo, podemos acercarnos, para invitar al rival a lanzar una patada determinada, y poder contraatacar con un barrido. O también podemos alejarnos, para obligar al adversario a avanzar, y en ese desplazamiento, actuar nosotros con otro desplazamiento y otra técnica. En resumen, la distancia que debemos mantener va a depender de nuestras intenciones o las características del ejercicio y las de los practicantes. Al principio, hasta que se adquiere destreza en esta percepción espacial, es frecuente recurrir al ensayo y error, es decir, a probar la distancia más conveniente para cada ejercicio, aunque como docentes, en la explicación previa del ejercicio, la distancia es un aspecto importante y en el que debemos orientar a los alumnos y alumnas.

El combate sin contacto, o el entrenamiento de algunas patadas con el objetivo de tocar al compañero/a, son un buen trabajo para mejorar la distancia de seguridad, los desplazamientos, y la velocidad de reacción.

 

PUNTOS DE PRESIÓN (CHI AP SUL)

Los puntos vitales o puntos de presión son zonas ampliamente distribuidas por el cuerpo humano que nos ayudan a realizar llaves, proyecciones, inmovilizaciones, luxaciones u otras técnicas. Generalmente se suelen hallar en puntos concretos cercanos a zonas nerviosas importantes, que son capaces de amplificar el dolor o producir una respuesta nerviosa y muscular involuntaria en el individuo, y que se aprovechan generalmente para encadenar con otra técnica, o producir en el adversario un movimiento deseado.  Los puntos de presión no son exclusivos del Hapkido, otras culturas orientales como la China los han popularizado también con técnicas como la medicina tradicional y la acupuntura.

El tratamiento de los puntos de presión es inherente a muchas técnicas, por lo que se abordará desde el principio de la enseñanza, aunque empezando por los puntos básicos, y aumentando progresivamente el abanico y las posibilidades de trabajo que nos ofrecen los puntos de presión, viendo nuevos puntos y nuevas técnicas a medida que avanza el nivel de nuestros alumnos y alumnas.

Dominar los puntos vitales requiere un conocimiento importante en anatomía y fisiología, y no solamente se pueden utilizar para causar dolor, si no también para aliviar molestias y patologías.

Un mismo punto, dependiendo de la presión y dirección con la que se apriete, provocará diferente respuesta en el cuerpo del adversario. Generalmente la presión de estos puntos se realiza con la punta del dedo en posición perpendicular a la piel, es decir, clavando la uña en el vientre muscular o la yema de los dedos. Aunque en ocasiones, los puntos se pueden utilizar con otro tipo de técnicas como golpes o barridos.

 

TRABAJO CON ARMAS

  

Las armas son un elemento muy importante en la tradición de la defensa personal y la historia de las Artes Marciales.

En la escuela son una herramienta innovadora e interesante para enseñar esta parte de la defensa personal, así como la historia y la tradición que representan, aunque algunas de estas armas no se pueden trabajar completamente ya que en el caso de la espada o la lanza, tendremos que recurrir a otros materiales que las imiten para que podamos trabajar con seguridad. Para el caso de la espada utilizaremos el bokken (espada de madera) y para la lanza, normalmente trabajaremos con picas de plástico o de madera con la punta decorada con papel de aluminio emulando la punta de la lanza.

Una consideración importante a la hora de introducir las armas en la enseñanza del Hapkido, es que se deben introducir cuando el alumno ya domina otros contenidos previos como los bloqueos, los desplazamientos básicos y las posiciones. Y no es recomendable antes del primer año de aprendizaje, aunque por otro lado son un contenido motivador para los neófitos.

 

CURSO

Palo corto Palo mediano Palo largo Abanico Lanza Bokken Nunchaku Bastón Cuerda
1º ESO                  
2º ESO                  
3º ESO ++           +   +
4º ESO ++ + + +     ++ + +
1º Bach. ++ ++ ++ ++ + + ++ + +
2º Bach. + ++ ++ ++ ++ ++ ++ + +

 

Tabla 7. Propuesta para la enseñanza del manejo de  armas en Hapkido. Elaboración propia.

Palo corto (Dan Bong)

Consiste en un palo de madera de una longitud entre 30 y 40 cm. El agarre se puede realizar por el centro, lo que permite manejarlo con versatilidad, pinchando y golpeando con ambos extremos mediante movimientos circulares y lineales. Además permite realizar bloqueos y tracciones sobre el adversario, así como utilizarlo para presionar sobre puntos vitales. Del extremo también se puede utilizar a modo de porra, para boquear, pinchar, realizar palancas…

Palo mediano (Chung Bong)

Ronda los 120-140cm. Este aumento de tamaño permite mantener las distancias con los oponentes, y sigue teniendo la versatilidad del palo corto, aunque con la ventaja de que al ser más pesado los golpes son mas contundentes. Aunque el manejo es un poco más lento con respecto al palo corto debido a su peso, también aumenta la superficie que nos cubre en los bloqueos. Nos permite pinchar a distancia, y gran variedad de movimientos lineales y circulares.

Palo largo (Dan Bong)

Puede llegar a los dos metros, normalmente se toma como referencia la estatura del practicante. Es muy parecido al palo mediano, pero evidentemente podemos utilizarlo a mayor distancia debido a su envergadura.

palo largo

Antiguamente, en el Sado Mu Sul, ya se dividía el entrenamiento con palo en cuatro tipos de técnicas:

1-Chi-ki: Se mueve el Bong como si fuera una pala. Con esta técnica se propina un

golpe muy fuerte gracias al impulso que proporciona el cuerpo del luchador.

2-Chi-ru-ki: Este golpe con el palo hacia delante está dirigido para tocar un punto

de presión.

3-Dol-lo-ki: Consiste en una serie de técnicas circulares más suaves mediante las

cuales se propina una estocada al contrincante.

4-Gul-li-ki: Esta técnica consiste en una serie de movimientos básicos para ganarle

terreno al adversario.

 

Abanico (Bu Che)

abanico

Se puede utilizar para golpear, a modo de palo cuando está cerrado, y abierto tiene otras utilidades como obstaculizar la visión del adversario o pinchar con el arco. Tradicionalmente, esta es seguramente junto con el bastón, una de las armas más discretas e interesantes por su peculiaridad y aplicación a la defensa personal. El bastón pasaba desapercibido para la tercera edad, y los abanicos eran más propios de la nobleza femenina en tiempos de los tres reinos.

Lanza (Chang)

Su uso en la escuela iría enfocado al trabajo de formas y movimientos, aunque también se pueden proponer situaciones de defensa personal con una lanza ante un ataque con palo largo, otro tipo de armas, o incluso sin armas. Para fabricar las lanzas, si no disponemos de puntas de lanza romas, se puede pintar una punta de la pica o recubrirla con papel de aluminio.

Espada (Chong Kum) o Bokken

El Bokken es una espada de madera que sirve para el entrenamiento, tanto de formas, como de movimientos de corte y bloqueos; el uso de este arma, aunque sea de madera, puede ser controvertido en la comunidad educativa.

espada

En Hapkido, las técnicas de espada se agrupan según el agarre de la misma: invertido (Yuk Gum) o agarre normal (Chong Gum).

El manejo de la espada es tan complicado y extenso que hay determinadas Artes Marciales que solamente se centran en este aspecto.

Nunchaku (Ssahng Jol Goñi)

Consiste en dos palos (de diverso material) unidos por una cuerda. Es fácil su fabricación con dos revistas similares o periódicos, enrollados alrededor de una cuerda, y envueltos con cinta adhesiva. Son un arma muy motivante para los chicos y el hecho de que fabriquen sus propios nunchakus, les permitirá una progresión más rápida si dedican tiempo a practicar en casa. Además que ver la evolución de sus semejantes les incitará a seguir practicando.

La invención de una forma con movimientos amplios, posiciones de Hapkido y que demuestre la destreza del manejo de este arma puede ser interesante dentro de una unidad didáctica dedicada al Hapkido.

Bastón (Dan Chang)

El bastón es una herramienta polivalente y que se ha desarrollado como arma para la defensa personal en muchas culturas, desde Roma hasta Inglaterra.

bastón

La parte curva del bastón, permite utilizarla como palanca y para agarrar muñeca, cuello, tobillo y otras articulaciones o segmentos corporales, por lo que se puede usar en defensa personal una vez se dominen las técnicas elementales. Aunque también hay bastones rectos, con pomo en vez de asa en la empuñadura, son menos versátiles, y se asemejarían más a un palo mediano que al bastón.

Según Dohrenwend (45), entre las ventajas del uso de bastón para la defensa personal destaca que:

  • Las técnicas básicas son sencillas, rápidas y efectivas.
  • Las técnicas son poderosas. El bastón multiplica la fuerza del golpe, facilitando la precisión y el impacto.
  • La longitud del bastón posibilita un mayor alcance.
  • El bastón no está considerado como arma, sino como una ayuda para caminar para personas que lo necesiten o ancianos.

En Hapkido, destaca el uso del bastón para la defensa personal ante patadas y puñetazos, pero su excelente versatilidad lo hace idóneo para casi cualquier situación de defensa personal.

Espadas gemelas (Ssang Dan Kum)

espadas gemelas

Estas son más cortas (entorno a 30-50 cm.) y con hojas más anchas (de hasta 8 cm.) generalmente con corte solo por un lado, y con la empuñadura cubierta. Se llaman gemelas porque son iguales y se usan las dos espadas a la vez, confiriendo al entrenamiento movimientos peculiares, armónicos y fluidos.

 

 

CONCLUSIONES SOBRE LOS CONTENIDOS

A lo largo de este apartado habréis podido comprobar porqué un practicante de Hapkido puede adquirir tan alto dominio de la defensa personal. Al combinar en un mismo estilo el repertorio tan amplio de técnicas, es muy difícil quedarse en blanco o bloquearse ante una agresión real. También es difícil alcanzar un buen dominio de estas técnicas porque al ser tan variadas y extensas necesitaríamos prácticamente toda la vida para que se nos pueda denominar expertos de Hapkido, pero eso más que un inconveniente preferimos verlo como un reto, el lado positivo del aprendizaje.

Otra ventaja más del Hapkido es que al ser tan polivalente y multidisciplinar, la transferencia de y hacia otras Artes Marciales es enorme. Siempre que viene una persona nueva para aprender Hapkido, una de las primeras preguntas que les hacemos suele ser: – ¿Has practicado algún Arte Marcial con anterioridad? ¿Cuál?

Y es que si la respuesta es afirmativa, nos proporciona información acerca de qué contenido es el que ha trabajado anteriormente, y con qué tipo de ejercicios se encontrará más competente y seguro para entrenar. Esta es una buena técnica para captar la atención y el interés de los neófitos en el Hapkido, porque si conseguimos enseñarles la parte de Hapkido que les gusta, inconscientemente van a recordar su antiguo Arte Marcial; y el entrenamiento simplemente consistirá en profundizar en los contenidos comunes a ambos Artes Marciales. Esto les motivará más todavía en la próxima sesión. En la escuela también se puede dar esta transferencia si los niños y niñas han practicado algún Arte Marcial con anterioridad, así se sentirán eficientes en las proyecciones e inmovilizaciones si han practicado Judo, se sentirán competentes en las patadas y bloqueos si han entrenado Taekwondo, Karate o Kung Fu, y les agradará comprobar que el Hapkido comparte luxaciones similares con el Aikido y otras Artes Marciales.

 

Bibliografía

43. Asociación Kido España de Hapkido. Curso de reciclaje de Kong In Hapkido (I nivel). 2012.

2s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *