El Hapkido en el marco de la educación física

(10) Objetivos educativos y contenidos del Hapkido

Compartir

El objetivo general es conocer el Hapkido, y acercarnos a la cultura coreana y este estilo de defensa personal.

Aunque también podemos desglosar numerosos objetivos secundarios, que dividiremos en diferentes áreas en la tabla 5.

 

 

ÁREA

 

OBJETIVO PRINCIPAL

 

OTROS OBJETIVOS

 

 

AFECTIVA

Trabajar la empatía.
Implicación en el aprendizaje, el trabajo por parejas o en grupo hace necesaria una implicación. Un aprendizaje, tanto el propio como el de los compañeros, requiere esfuerzo, ganas y predisposición.
Eliminar el miedo al contacto corporal. Crear lazos afectivos a través del movimiento
El respeto por el adversario es fundamental. Aprender a solventar posibles situaciones comprometidas en situaciones de lucha
 

 

PSICOLÓGICA

Fomentar la cultura del esfuerzo y la superación. Entender que con constancia se consiguen los logros.
Motivar y animar a los compañeros. Enseñar a los compañeros menos adelantados.
Mejorar el autoconcepto personal y la seguridad y la confianza en sí mismo.
 

 

MOTRIZ

Adquirir las destrezas propias del Arte Marcial. Bloqueos, caídas, desplazamientos… Aprendizaje de movimientos, trabajo de coordinación, y otros implicados en la defensa personal.
Mejorar el esquema corporal. Aprendizaje por modelado de movimientos y mediante descubrimiento guiado.
Disminuir el tiempo de reacción. Hacer consciente la toma de decisión.
Aprender secuencias de movimiento y mejorar la coordinación grupal. Trabajar la coordinación intersegmentaria, global, fina, espacio-temporal…
Trabajo y aprendizaje de habilidades motrices básicas Elección de las conductas motrices más adecuadas para cada situación.
 

COGNITIVA

Conocer el significado práctico de conceptos implicados en juegos de lucha (desequilibrio, inmovilización…) y actividades propuestas. Ser capaz de extrapolar el aprendizaje de estos conceptos a otras áreas de la vida.
Acercamiento a la cultura coreana y su idioma. Conocer el protocolo de educación intrínseco al arte marcial.
 

CONDUCTUAL

Fomentar valores inherentes al Hapkido: respeto, compañerismo, humildad, solidaridad, justicia, igualdad y lealtad. Poner en práctica estos valores con los compañeros.
Educar en la no violencia. Reflexionar acerca de comportamientos violentos.

 

Tabla 5. Objetivos educativos. Elaboración propia.

 

3.3. Contenidos y progresión educativa

 

El Hapkido además de los valores, aporta un conglomerado de técnicas, movimientos y combinaciones que lo convierten en un Arte Marcial tan enriquecedor a la par que complejo. Priorizar algunos de estos contenidos es importante para mejorar el proceso de aprendizaje, pero esto no significa dejar de impartir o eliminar parte de otros contenidos por su complejidad o ambigüedad.

entrenamiento Hapkido en playa

Coincidimos con Carratalá (41) en que las actividades de lucha, al ser desconocidas por la inmensa mayoría de los alumnos y alumnas, necesita un buen planteamiento introductorio, una progresión lenta en el desarrollo de los contenidos y una formación equilibrada en los grupos de trabajo o parejas. Y también estamos de acuerdo en que una buena metodología para garantizar el aprendizaje es aquella basada en la propia capacidad resolutiva del practicante. Así, el maestro será el encargado de proponer diferentes actividades en función de las destrezas que quiera que aprendan, y descubran los alumnos/as.

El principal factor limitante para profundizar en los contenidos va a ser el escaso tiempo del que disponemos en nuestras clases, por lo tanto dependiendo del nivel y la destreza de nuestros alumnos podremos progresar más y ahondar en los contenidos que trabajemos, o tendremos que priorizar la asimilación de contenidos más básicos.

De acuerdo a la edad de los estudiantes y para facilitar la progresión educativa, hemos establecido unos contenidos preferidos para cada curso. Los desplazamientos, las caídas, el trabajo de suelo y las respiraciones van a ser contenidos importantes en las etapas iniciales, siempre contextualizados entorno al juego o actividades lúdicas. Sobre esos pilares y una vez aprendan a controlar su propio cuerpo y su peso, introduciremos otros contenidos como las llaves, las proyecciones, las inmovilizaciones, etc. Estos nuevos contenidos dependiendo de la disponibilidad temporal y los objetivos, los podremos introducir paulatinamente a partir de la segunda, tercera o cuarta sesión.

Para clasificar o agrupar las acciones motrices, recurriremos a la clasificación de Castarlenas para deportes de lucha o combate, ya que en Hapkido muchas de las acciones se pueden aglutinar dentro de esta clasificación.

Castarlenas (9) distingue 5 acciones motrices diferentes:

  1. Acciones motrices genéricas. Son aquellas intrínsecas a los deportes de combate, como los desequilibrios, los desplazamientos o las proyecciones. Son las acciones más puras de la lucha o el combate.
  2. Acciones motrices codificadas. Son formas específicas de cada deporte para las acciones genéricas. Así los bloqueos son diferentes en Hapkido, que en Kung Fu, aunque haya similitudes entre ambos.
  3. Situaciones en las que la acción motriz posibilita la ejecución de una técnica codificada. Por ejemplo en el combate de Hapkido, para proyectar, es necesario agarrar del traje (bodok) del compañero, por lo que agarrarlo de la ropa sería la acción motriz que posibilita la proyección.
  4. Situaciones de conflicto delimitado. Ejemplo de estas situaciones, podrían ser ejercicios o combates en los que uno de la pareja solamente puede hacer un tipo de técnica. Se utilizan para mejorar técnicas específicas. Otro ejemplo puede ser un randori de Judo, en los que solamente vale hacer barridos.
  5. Situaciones de conflicto total. Serían combates propios del deporte de lucha. Con las mismas reglas. Es decir situaciones de competición estándar.

 Hapkido técnica de puño

 

A continuación veremos los contenidos más representativos de Hapkido, dentro de ellos hay muchos tipos y variaciones, que a su vez se pueden incluir en infinidad de situaciones (juegos, defensa personal, ejercicios analíticos, situaciones de conflicto delimitado…) por lo que las posibilidades educativas son infinitas, y las combinaciones de ejercicios, actividades o entrenamientos también.

En la tabla 6 planteamos una propuesta para introducir contenidos en cada etapa educativa. No obstante, son mucho más importantes las características del grupo a la hora de planificar los contenidos, que estas orientaciones generales.

 

Tabla 6. Introducción de los contenidos de Hapkido.
Tabla 6. Introducción de los contenidos de Hapkido. Elaboración propia.

 

En la escuela, se puede utilizar una progresión similar, acentuando más todavía la importancia del juego y actividades lúdicas, el control del propio cuerpo y peso, y técnicas de puño y patadas sin mucho contacto resumiendo el combate y la competición a un juego ficticio donde priman la seguridad y el aprendizaje colaborativo y técnico frente al deseo de victoria.

Otra alternativa para enseñar patadas y golpes es dirigirlas a objetos externos como mits y paos, y nunca a los compañeros. Como referencias interesantes para la enseñanza de Artes Marciales en primaria destacan los trabajos de Santos y Prieto (11), Menéndez y Fernández (13) y Muñiz González (42), este último desde el Tai-jitsu y la defensa personal.

 

Veamos en qué consisten cada uno de los contenidos en el Hapkido. Recurriremos al Kong In Hapkido en ocasiones por ser el estilo que practicamos durante años. Aunque hay numerosos estilos, los fundamentos y contenidos son similares:

 

CAÍDAS (NAKPOP SUL)

Las caídas son un elemento imprescindible en cualquier Arte Marcial, ya que nos van a permitir evitar lesiones, trabajar con confianza, con seguridad y con intensidad. Por decirlo de otra manera, no podremos trabajar todas las técnicas correctamente, si el compañero que la recibe, no sabe caer adecuadamente. Por lo que la enseñanza de las caídas es un contenido transversal, pero que tiene especial importancia al principio de la progresión ya que es la clave que nos va a permitir acceder a otras proyecciones y técnicas superiores.

No obstante, al principio suele ser un aprendizaje tedioso y monótono si se realiza de manera analítica y repetitiva, por lo que es preferible integrarlo en juegos u otras técnicas y tareas sencillas.

Hay varios tipos de caídas, y no todas las Artes Marciales ni todos los estilos usan las mismas caídas. El Hakpido utiliza caídas muy parecidas a las del Judo, es decir, golpeando en el suelo con el brazo y el antebrazo extendido para frenar el impacto que recibe el tronco.

Así en una caída lateral por la derecha, justo al tiempo que el tronco impacta con el suelo, lanzamos el brazo para que golpee en el suelo con la palma abierta o el canto de la mano, formando 45º aproximadamente con nuestro tronco; la barbilla permanece cerca del esternón, con el cuello ligeramente flexionado hacia delante y en tensión; la pierna derecha permanece extendida y la izquierda ligeramente flexionada; si caemos por el lado izquierdo es al revés y golpeando con el brazo izquierdo.

Para la caída de espaldas, frenamos el impacto con los dos brazos, también formando 45º con respecto al tronco y con la barbilla cerca del tronco.

En la caída frontal, golpeamos con la palmas de las manos y el antebrazo en el suelo cerca de la cara sin llegar a apoyar el tronco en el suelo, solo los antebrazos y el metatarso.

En la caída rodada, realizamos una caída lateral golpeando con el brazo contrario que inicia el giro o el volteo. Hay otras caídas como la caída con giro de 360º (Nopi wal chang nakpop) que están más cercanas a las acrobacias, pero que dan muy buena sensación visual, aunque básicamente sea la combinación de un giro completo en el aire acabando con una caída lateral.

Entre las caídas más comunes en Kong In Hapkido destacan (43):

  1. JE CHON NAKPOP: Caída circular frontal.
  2. CHON BANG NAKPOP: Caída frontal.
  3. FU BANG NAKPOP: Caída atrás.
  4. CHUK BANG NAKPOP: Caída lateral.
  5. TUIT CHUK BANG NAKPOP: Caída lateral atrás.
  6. NOPI WAL CHANG NAKPOP: Caída para obstáculos altos.
  7. MOLI WAL CHANG NAKPOP: Caída para obstáculos anchos.
  8. KONG CHUNG NAKPOP: Caída al aire.

 

Una buena progresión para aprender la caída lateral es la siguiente:

  1. Empezar desde la posición final de la caída, es decir con el cuerpo ya en el suelo, realizaremos el golpeo del brazo en el suelo a la vez que expulsamos el aire del pecho mientras tensamos la musculatura abdominal con el sonido del grito característico: ¡Kia!
  2. Con las rodillas flexionadas y cerca del suelo, estirar la pierna derecha hacia el lado izquierdo para realizar la caída por el lado derecho. En el caso de la caída de espaldas, apoyar el glúteo en el suelo y rodar, hay que golpear con los brazos a la vez que lo haga el tronco.
  3. Disminuir cada vez más la flexión de rodillas hasta estar de pie.
  4. El último paso sería realizar la caída con un salto vertical.

Para las caídas rodadas hacia delante (Je chon nakpop), se suele empezar con la una rodilla en el suelo (la misma rodilla del brazo con el que voy a golpear en el suelo), así si tengo la rodilla derecha arriba, apoyaré la palma de la mano derecha en el suelo (cerca de la rodilla izquierda) y avanzaré el cuerpo hacia delante para rodar, progresivamente mi cuerpo se deslizará desde el codo derecho, al hombro derecho, pasando por la columna diagonalmente y acabando en la cadera izquierda junto el brazo izquierdo que golpea en el suelo.

Es importante que mientras rodamos por el suelo ofrezcamos cierta resistencia con la musculatura extensora del brazo en contacto con el suelo, y que intentemos hacer el mínimo ruido al rodar, para que sea una caída fluida. Después intentaremos realizar la misma caída de pie, y luego saltando algún obstáculo, a algún compañero o saltando en el aire directamente y realizando la caída lateral.

 

PROYECCIONES Y BARRIDOS (YU SUL y HADAN DORA CHAGUI)

Las proyecciones consisten en lanzar al compañero mediante un mecanismo de palanca, elevándolo del suelo para que vuelva a caer. Tradicionalmente, las proyecciones se han desglosado en varias fases (desequilibrio, entrada,  proyección y caída).

El Judo es uno de los Artes Marciales que trabaja las proyecciones con mayor profundidad. En Hapkido, al ser una parte más de los contenidos, la representación de las proyecciones apenas supone un 10-15% de la totalidad de técnicas, aunque depende del estilo. En algunos estilos se trabajan más y en otros menos.

Generalmente suele ser una buena alternativa para finalizar las llaves luxatorias: encadenar con una proyección y acabar inmovilizando.

 

Una vez dominemos las caídas básicas, sobre todo la lateral y la de espaldas, podremos introducir progresivamente más proyecciones. Las proyecciones más importantes utilizan la cadera, aunque también se usan las rodillas (para desequilibrios y barridos), y proyecciones por encima de los hombros.

Los barridos, a diferencia de las proyecciones, no usan el propio cuerpo para elevar al compañero por encima, sino que se sirven de otro tipo de palancas, posteriores a un desequilibrio y un agarre adecuado, para desestabilizar al adversario con un movimiento rápido que generalmente se realiza con el pie. Estos barridos son muy parecidos también a los utilizados en Judo, y van dirigidos a las piernas, normalmente al tobillo. También existen barridos sin necesidad de realizar ningún agarre, por ejemplo, antes de que el atacante apoye el pie en el suelo al dar un paso, podemos realizar un barrido en el tobillo.

LUXACIONES (HO SIN SUL)

Una luxación consiste en llevar de manera controlada una articulación al límite de su rango articular para producir una inmovilización articular, dolor, y en caso extremo o no controlado una rotura músculo-tendinosa. El estiramiento muscular producido en las luxaciones es un buen trabajo para mejorar la flexibilidad articular, la propiocepción y también para comprobar como a determinados grados de movimiento articular es más costoso vencer las resistencias impuestas por nuestros compañeros. Es un trabajo práctico en el que se experimentan las nociones teóricas de fisiología y anatomía a la vez que los alumnos descubren como se comporta su cuerpo ante diferentes situaciones.

Las luxaciones más habituales son las de muñeca, codo, rodilla y hombro. La de codo, que es una articulación muy resistente y difícil de lesionar, es una palanca muy útil en la defensa personal para inmovilizar al adversario. No obstante, la articulación más usada en Hapkido posiblemente sea la muñeca.

Como decíamos, las luxaciones generan una mejora de la flexibilidad articular, que es específica de cada articulación (ya que una persona puede ser muy flexible en el hombro, pero poco o nada flexible en el tobillo o en la muñeca).

Hay que realizar con cuidado estas técnicas, y más en el entorno escolar, ya que cada sujeto tiene unas características determinadas y es difícil conocer su límite articular hasta que no realizamos la luxación. Al ser una edad de crecimiento, sus estructuras todavía no están formadas por completo,

por lo que la prudencia y la seguridad deben ser los conceptos fundamentales sobre los que gire la docencia de las luxaciones en la escuela y el instituto.

 

Referencias Bibliográficas

9.   Castarlenas, J. L. Deportes de combate y lucha: aproximación conceptual y pedagógica. Apunts Educ Física Deport. 1990;19:21–8.

11.  Santos, L., Prieto, J.A. Desarrollo de las capacidades perceptivo motrices a través de las habilidades básicas de lucha en el área de E.F. Sevilla: Wauceulen; 2010.

13.  Menéndez Santurio J. I., Fernández Río J. Innovación en educación física: el kickboxing como contenido educativo. Apunts Educ Física Deport. 2014;3(117):33–42.

  1. Carratalá Deval, V. Los juegos y deportes de lucha en el marco de la educación Física escolar. En: La Educación Física en el Currículum de Primaria. Valencia: Consellería de Cultura, Educació i Ciència; 1998. p. 269–316.
  2. Muñiz González J. Tai-jitsu defensa personal: programa de cinturón negro por grados. Metodología técnica y pedagogía didáctica. Oviedo: Club Tai-Jitsu Asturias; 2004. 480 p.
  3. Asociación Kido España de Hapkido. Curso de reciclaje de Kong In Hapkido (I nivel). 2012.

Índice

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *